Tras un campeonato de y un subcampeonato en la , el Madrid quiere seguir escalando y volver a reinar en Europa. Quizá el punto más débil y lo que se lleva echando en falta en los últimos años en los madridistas es un pívot dominante que gane partidos en la pintura. Después de que jugadores como Tomic, Begic, Hettsheimeir, Sinanovic, Lavrinovic, Papadopoulos y Fisher, entre otros, no rindieran al nivel que se esperaba, llega el turno para Ioannis Bourousis.

El griego, de 29 años y 2,13 metros, ha firmado por una temporada con opción a otra. Sus números en Euroliga en los últimos años le convierten en uno de los mejores pívots del viejo continente. Un jugador con muy buena mano, incluso desde la línea de tres puntos (38,5 % la pasada campaña), capaz de penetrar y doblar el balón. Además, aporta intimidación, rebote y un fuerte carácter que, en algunas ocasiones, le ha pasado factura. Sin ir más lejos, los aficionados madridistas le recordarán cuando, vestido con la camiseta de Olympiacos, se encaró a la grada blanca después de eliminar al Madrid en la Euroliga.

Laso tendrá que domarle, pero a cambio contará con un jugador que viene de promediar con el Armani Jeans Milano, en Euroliga, 14 puntos y 8.3 rebotes por partido. Dos temporadas en Italia han sido suficientes para querer dar el salto a un equipo que le permita luchar por la ansiada Euroliga. Un título que se le resiste y al que aspira después de perder la final de 2010 ante el Barça. Tanto Madrid como Bourousis se han unido por una idea común, alzarse con el galardón de mejor equipo de Europa. Su aspiración le ha hecho incluso rebajarse el sueldo para poder vestir la camiseta blanca.

Bourousis lleva once temporadas en la élite. Tras pasar por las categorías inferiores del AEK Atenas, 2002 fue su gran año, dio el salto al primer equipo y conquistó la Liga. Ese mismo verano, logró la medalla de oro en el Europeo Sub-20. Tras cuatro temporadas allí, tuvo un paso efímero por el Barça, con quien disputó los playoff por el título en la temporada 2005-06. Su breve periplo en la ACB le sirvió para dar el salto a Olympiacos, donde jugó otras cuatro temporadas, siendo elegido en el quinto de la Euroliga en la temporada 2008-09, antes de recalar en Milán. Con la selección absoluta helena logró el oro en el Europeo 2005 y el bronce en 2009.

El fichaje de Bourousis se une al de Salah Mejri (2,17 metros), jugador revelación de la pasada temporada ACB, procedente del Blusens Monbus. Mientras el Madrid refuerza su juego interior, el Barça no se queda atrás y ha fichado al jugador norteamericano Joey Dorsey (29 años y 2,04 metros) para sustituir al australiano Nathan Jawai. El pívot norteamericano, que ya estuvo en la ACB en la temporada 2011-12 en el Caja Laboral, ha jugado en Houston Rockets, Sacramento Kings y Toronto Raptos y ganó la Euroliga con Olympiacos, llega a la Ciudad Condal procedente del Royal Halki Gaziantep turco.

 

Por Prada.
Periodista deportivo
Analista para JGBasket

Foto Helios de la Rubia. Web Oficial