Que algo iba a pasar en Cleveland antes del cierre de mercado era un secreto a voces. La marcha del equipo, muy lejos de Celtics y Raptors y peleando por un tercer puesto con , a priori, inferiores como Bucks, Wizards, Pacers o Heat; obligaban a la franquicia a dar un giro a esta dinámico y mostrarle a LeBron un futuro más esperanzador para que valore quedarse en los Cavs la próxima campaña.

El cambio más sonado es la marcha de Isaiah Thomas, el jugador que llegó como estrella después de la gran temporada del pasado en Celtics, se pasó el primer tercio de la temporada lesionado y en los poco que ha jugado no ha demostrado su nivel, confirmando el error de haberle considerado el sustituto idóneo de Kyrie Irving. Además, Thomas había sido acusado por algunos compañeros de ser el topo del vestuario, contando las intimidades del equipo al dueño de la franquicia. Una situación insostenible que ha acabado con Isaiah en los Lakers junto a Channing Frye y la primera ronda del de los Cavs para 2018, a cambio de Jordan Clarkson y Larry Nance.

En el puesto de no ha sido el único cambio, , que sopesó la retirada con la temporada empezada, ha acabado junto con Jae Crowder en Utah, en un acuerdo a tres bandas con Sacramento, que adquirió, procedente de los Jazz, a Joe Johnson  y, desde Cleveland, a Iman Shumpert más  una segunda ronda del draft de 2020 de los Cavs, vía Miami. De este modo, de LeBron se hace con los servicios de Rodney Hood y George Hill.

Por tanto, con la marcha de tres bases, (Thomas, Rose y Shumpert), Hill tomará las riendas del equipo en la pista y José Manuel Calderón, con el que LeBron parece encontrarse muy cómodo en la cancha al no necesitar acaparar el balón y hacer sus números, podrá tener un nuevo papel dentro del equipo y contar con más minutos. La intención es cambiar la dinámica empezando por la forma de jugar desde el puesto de base.

Por último, Dwyane Wade regresa a Miami, equipo con el que fue tres veces de la NBA y vivió su época dorada junto a LeBron. El escudero de , reclutado para la causa este verano, está lejos de su mejor versión y Cleveland ha decidido deshacerse de él a cambio de una elección en el draft.

Con estos cambios, toda apunta a que desde los despachos de Cleveland lo que buscan es, además de tratar de encauzar el rumbo esta temporada, tratar de convencer a LeBron para que renueve. Lo que está claro es estos movimientos harán que “The King” absorba más juego ofensivo y los Cavs tengan, aún si cabe, más dependencia de él.

 

Por Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de
Gabinete técnico JGBasket

Foto: NBA Photo