El mito de que los yugoslavos eran grandes tiradores tiene una parte de verdad, pero detrás se esconden horas y horas de trabajo. No es un secreto que jugadores como Petrovic, Perasovic o, mucho antes, Cvjeticanin se quedaban después de entrenar a “tirar y tirar”. Las carreras de estas estrellas recogen su obsesión por el y que les hacía lanzar mil tiros después de cada sesión o pedir las llaves del pabellón para poder ir a lanzar cuando quisiesen. Realidad o ficción, lo que es evidente es que eran grandes tiradores.

Óscar López, de la Universidad Rey Juan Carlos, ha vuelto al JGBasket para hacer ver a todos los jugadores que si quieren mejorar su lo pueden conseguir. Eso sí, a través de la cultura del esfuerzo. Lo primero que tienen que hacer es tener una buena mecánica de , “hay una generalizada, pero no es la única”. Ahí entraría en juego el segundo factor, la repetición. A base de tirar y tirar, se puede conseguir un lanzamiento muy eficaz.

La puntería y la confianza completan el cuarteto de elementos que López considera esenciales para tener un buen lanzamiento. Sin puntería y sin confianza por muy buena mecánica que se tenga va a ser difícil anotar. Lo que es un hecho es que “cuanto más repeticiones haga y mejor sea la mecánica, el jugador tirará con más confianza”.

El verano es el mejor momento para perfeccionar el tiro, ya que sólo se necesita un balón, una canasta y ganas de mejorar. Hay un sinfín de para trabajar el lanzamiento. Además, si contamos con un amigo que nos acompañe, podemos “meterle un componente competitivo que nos hará esforzarnos aún más”.

La apuesta de JGBasket por el tiro es un hecho. Desde monográficos de tiro a grabaciones en slow motion para que los jugadores puedan verse y detectar sus propios errores, tratando de rectificarlos en los entrenamientos.

 

Gabinete