Los aún inmersos en competiciones europeas empiezan a notar el agotamiento de viajar y disputar dos por semana desde hace meses. De ahí que muchos choques de la resulten más equilibrados e igualados de lo que la clasificación pudiese pronosticar.

Al casi le pasa factura su intrascendente partido en Rusia. La Euroliga manda sobre las competiciones domésticas. Sólo así se explica que los malagueños tuviesen menos de 48 horas para viajar y jugar en Fuenlabrada y que se tengan que modificar las fechas de la jornada 29. A esto hay que añadir que los de Plaza no tienen el mismo presupuesto que otros clubes y no viajan en chárter por lo que dependen de enlaces y horarios más complejos que dificultan dichos viajes. Aún así, lograron vencer, con muchos apuros, en la cancha del colista y ya no les queda más que un partido en el tortuoso calvario del Top-16. Por el contrario, al Fuenlabrada se le empiezan a agotar las opciones de salvación y busca el revulsivo con un nuevo cambio de entrenador, Jesús Sala se queda a los mandos del equipo hasta de temporada.

Hasta el último segundo tuvo que esperar el para ganar en la pista del Gipuzkoa con una canasta de . Los canarios están a un paso de conseguir el mayor logro en la historia del club, plantarse en la final de la Eurocup. Les queda rematar la faena en Gran Canaria. También Laboral Kutxa sigue con opciones de continuar en Euroliga, tiene que ganar y esperar, pero no lo hace en su mejor semana. Después de encontrar, en el último mes, su mejor versión, el cansancio y las bajas le hicieron sufrir una derrota muy dolorosa en las islas (91-56), que ha hecho a su entrenador pedir perdón a la afición.

Madrid y Barça, después de enfrentarse en Euroliga, se volverán a medir la próxima semana en la Liga Endesa. Los blancos, a pesar de la lesión de Rudy, ganaron en Zaragoza con un parcial de 0-7 en los últimos treinta segundos y ahora defenderán el primer puesto de su grupo en el Top-16 ante su verdugo en la pasada Final Four, Maccabi. Por su parte, los azulgranas esperan la derrota de los de Laso para poder aspirar al liderato y llegar con más moral al derbi. Un derbi que emitirán las televisiones autonómicas en vez de TVE, otro paso atrás en la difusión del español.

Lo que sí ha quedado claro en esta jornada es el cariño y respeto con el que el baloncesto español ha querido rendir homenaje a Lalo García. Esos jugadores de los que ya no quedan, formados en la cantera y que desarrollan toda su carrera en de sus amores. Allí, en Valladolid vivió la época dorada del club y coincidió con algunos de los mejores jugadores de la historia de la ACB. Entre ellos, Arvydas Sabonis, el pívot lituano consiguió hace 20 años el récord de valoración en un partido de la Liga Endesa con 66 puntos, anotando 32 puntos y capturando 27 rebotes. Son números de otro tiempo, aunque el incombustible Ricardo Guillén, a sus 38 años, logró una valoración de 51 puntos (41 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias) en la última jornada de la LEB Oro.

 

Por Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Analista Liga Endesa para

Foto: ACB Photo / A. Navarro