Llegó, entusiasmó y se esfumó. Así se resume el bagaje de Lamar Odom en Vitoria. Primero, la falta de actividad y, después, unos problemas de espalda acabaron con su aventura española. Se fue a Estados Unidos a curarse, llevándose todas sus pertenencias, lo que auguraba un regreso incierto. Unas horas más tarde se confirmó que ya no habría regreso y que se rescindía su contrato porque la lesión era más larga de lo esperado.

Las palabras de Scariolo, refiriéndose a ese “entusiasmo tonto” por la llegada de Odom eran un presagio a lo que sucedería días después. El fichaje deportivamente ha sido ruinoso (2 partidos -23 minutos y 2 puntos-), en cuanto a lo económico habría que ver que repercusión ha supuesto para el Laboral Kutxa. Lo que está claro es que su llegada sirvió para que el resto de la plantilla se espabilase y romper su racha negativa en , asentándose en puestos de playoff.

No muy lejos, en , las aguas parecen que vuelven a su cauce. Una nueva directiva, que llega con la clara intención de sanear el club y hacer frente a los pagos pendientes, alivia una situación, por momentos, insostenible. Sólo por la paciencia que han tenido esos jugadores se merecen un monumento. Con ellos ha llegado un nuevo patrocinador (IMQ) para los próximos cuatro años.

Lo que no cambia es el ritmo endiablado del , clasificado ya para los playoffs, que tiene en la competición doméstica una cura a sus males en . El poco desgaste que le exigen algunos rivales en la ACB, le está permitiendo seguir el ritmo vertiginoso de jugar cada dos, aunque a algunos jugadores les está pasando factura a modo de , lo que, a la altura que nos encontramos de temporada, puede ser una situación crítica. El júnior Jonathan Barreiro debutó con el primer blanco y lo aprovechó para sumar sus tres primeros puntos en la Liga ACB.

Su eterno rival está de celebración. Navarro se ha convertido en el jugador con más partidos en Euroliga y parece que esa cifra no tiene tope, porque, según sus palabras, le queda cuerda para rato. Una gran noticia para el . Por su parte, Pullen recibió su homenaje por el histórico logro de anotar 12 triples en un partido. Pero el partido tenía un guión escrito en el que el protagonista sería un artista secundario, Mario Hezonja. El joven alero croata aprovechó la baja de Abrines para deslumbrar a todos con una actuación estelar (26 puntos y 5 rebotes).

El Valencia, después de clasificarse para cuartos de la Eurocup, volvió a dar una alegría a su afición y con un partido completísimo venció al , lastrado por las lesiones, y se consolida en la segunda plaza. Está claro que esta temporada está siendo la del despegue definitivo de los de Perasovic.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y superior de baloncesto
Analista Liga Endesa para JGBasket

Foto: / V. Salgado

Publicada el: 16 marzo 2014 23:04