El es una buena opción para conseguir anotar con facilidad, pero para ello es importante estructurarlo y marcar unas pautas definidas que permitan correr con criterio y sacar la mayor posible.

Una de las para lograrlo es insistir a los jugadores que salen al contraataque que lo hagan bien pegados a las bandas porque habrá un mejor ángulo de , ya que si el jugador que lleva el balón sale por el centro y el que corre lo hace ocupando el mismo espacio, el sería prácticamente en paralelo, lo que lo dificultaría su recepción. Además, cuanto más se abra el campo, más les costará llegar a los defensores, que tendrán que recorrer una mayor distancia en el balance defensivo.

Para comenzar a trabajar, podemos partir desde una situación de 3×0. Es importante que aunque no haya defensores, partamos de una situación lo más real posible. Colocaremos tres filas, con dos jugadores situados en la prolongación del libre (1 y 3) y otro en el centro de la (2). (3) realizará un a canasta y los otros dos jugadores harán el gesto de bloquear el rebote, (2) cogerá el balón, (1) se abrirá para recibir el pase –debe hacerlo por encima del libre– y (3) correrá bien pegado a la banda para finalizar.

A la vuelta, colocamos dos conos en las esquinas que tendrán que rodear (1 y 3) para salir al lado contrario, mientras que (2) vuelve a coger el rebote, es (3) ahora el que recibe el balón para sacar el contraataque que acabará (1). Hay que insistir en que corran bien abiertos y que el pasador reciba por encima del tiro libre, dando el pase con el menor número de botes posible, ya que retrasaría el contraataque.

Sobre esta misma disposición se pueden introducir una serie de variantes. Podemos empezar cambiando el tipo de pase en largo (beisbol, bolos, con dos manos) para que vayan practicando diferentes opciones. Además, se pueden introducir un par de jugadores en cada tiro libre que dificulten la recepción del pase largo, lo que obligará al pasador a tener una mayor precisión.

Además, es el momento de realizar diferentes situaciones para finalizar, ya que en muchos casos no se podrá terminar el contraataque. Con la misma idea de inicio, (3) corre y (1) le lanza el pase, pero ahora, en vez de finalizar, aguantará con bote, siempre fuera del triple para generar espacios y esperará a que (2) llegue y corte al aro para que finalice. También, podemos esperar a que llegue (2), pero en vez de cortar, recibirá por encima del tiro libre para invertir y que ahora sea (1) el que vaya al aro. A la vuelta, podemos trabajar 1×1, el último pasador va a por el rebote, mientras que el que finaliza será el encargado de defender al otro jugador.

 

Por Prada
Entrenador Superior
Gabinete técnico JGBasket

 

Publicada el: 13 septiembre 2012 9:59 am