Las nuevas hornadas de entrenadores son el futuro del . Corral, coordinador de Corazonistas, es consciente de ello, aunque sabe también de la dificultad de conseguirlos. Lo primero que tienen que tener en cuenta es “la realidad de la figura del entrenador”, sabiendo que conlleva una “responsabilidad”, ya que están inculcando “una serie de valores a jóvenes”. Luego ya viene la parte deportiva, en la que tienen que marcarse como objetivo “esforzarse por aprender y por hacer bien su trabajo”.

El interés por mejorar día a día es básico para crecer como entrenador, pero quizá ahí es donde resida el principal problema de los nuevos técnicos, debido a que “escuchar, involucrarse y tomar la iniciativa” no son sus mayores virtudes y esa es su “principal carencia”. No son conscientes de que, a veces, con “sólo ver entrenar a los que más tiempo llevamos haciéndolo, también se aprende”. Santiago Alejandro reconoce que, a diferencia de cuando él comenzó, “la inquietud por conocer y saber más no es la misma”.

Dicha falta de inquietud sorprende más aún si tenemos en cuenta que ahora “cuentan con más medios y facilidades”. A través de internet, un entrenador puede “ver partidos de cualquier del mundo”. A eso hay que añadir numerosas páginas webs -como JGBasket- dedicadas exclusivamente al baloncesto, con noticias y ejercicios. Además, a nivel de instalaciones, se ha “mejorado mucho”. Todo esto favorece a acercar el baloncesto a todo el mundo y que el entrenador se pueda formar mejor y conocer “más detalles” para transmitir a sus jugadores.

Amante de la lectura, no pierde la oportunidad de leer todos los libros que caigan en sus manos. Ejercicios, preparación física, psicología, biomecánica… cualquier tema es bueno para seguir aprendiendo, ya que “no sabes lo que te vas a encontrar en cada libro”. En muchos casos, “es lo mismo con matizaciones, pero esas son las que realmente te sirven”. Con el análisis de partidos en vídeo también se “pueden adquirir conocimientos, así como analizar a los equipos, viendo sus carencias y puntos fuertes”. Está claro que los libros y los vídeos son una buena base, pero como “realmente” se aprende es “estando al lado de entrenadores con experiencia que saben mucho del juego”.

Desde su experiencia, aconseja a los nuevos entrenadores que para afrontar con éxito un entrenamiento, primero tienes que “saber lo que quieres hacer”, teniendo en cuenta el tipo de sesión y la semana de trabajo. Aunque están de moda las planificaciones anuales, “no soy muy partidario”. En su caso, prefiere seleccionar los contenidos a trabajar a lo largo del año e “ir metiéndolos según la evolución de los jugadores”, ya que cada equipo es un mundo y, a veces, su progresión puede ser más lenta.

La técnica y táctica individual forman parte indispensable de cada uno de sus entrenamientos. Hay que “formar a los jugadores y trabajar sus carencias”. A partir de ahí, se pueden introducir ejercicios de 2×2 y 3×3 para entrenar tanto el ataque como la defensa. El 5×5 es una buena forma de “consolidar” los conceptos adquiridos. Dependiendo del momento de la temporada, “te puedes centrar más en aspectos tácticos”. En el caso de que sean equipos de formación, es interesante trabajar “el juego colectivo”. En definitiva, una sesión para que sea completa tiene que “tener en cuenta ese conglomerado”.

 

Santiago Alejandro coordina el programa de baloncesto del Colegio Corazonistas de Madrid junto con Javier Barandiaran

 

Por Prada
Periodista y entrenador superior baloncesto
Gabinete comunicación JGBasket