Los españoles supieron sobreponerse al duro juego francés y con un brillante último cuarto, en el que dejaron en seis puntos a los galos, que perdieron los nervios en el último minuto, se clasificaron para la penúltima ronda donde les espera el combinado ruso.

Un partido con tanto morbo no podía empezar de otra manera. El primer triple de España no iba a tocar ni el aro, pero la precipitación de Turiaf, que cogió el balón cuando estaba bajando, le dio a Navarro sus primeros tres puntos. no se quedó atrás y, en la jugada que más daño está haciendo a los españoles en esta competición, un tiro de tres del cuatro rival, en este caso Diaw, empataba el encuentro.

Los franceses tenían claro que el balón no podía llegar a los hermanos Gasol y cada vez que intentaban recibir, cometían falta. Estaban imponiendo su ritmo y otro triple de Diaw y un mate de Seraphin, les ponía cinco arriba (7-12). Los de Scariolo seguían sin encontrar su juego interior y, a base de tiros lejanos, intentaban anotar, pero continuaban sin estar finos de cara al aro, lo que permitía a los de Vincent Collet de cerrarse con los pívots.

Parker estaba entonado, anotando y dirigiendo a su equipo a la perfección, mientras que Pau cogía la responsabilidad ofensiva del equipo y anotaba cuatro puntos seguidos para dejar el marcador 15-20. Rudy no encontraba el camino de la canasta, acababa de fallar un contraataque y un triple, pero su conexión con Sergio Rodríguez le permitió machacar el aro y cerrar el cuarto 17-22.

Boris Diaw, que había acabado los primeros diez minutos con ocho puntos, seguía muy fino y anotaba con facilidad. Por contra, España no encontraba el camino ofensivo y abusaba en exceso del triple. Scariolo decidió poner una zona 2-3, pero un triple de Batum le daba la máxima renta a los franceses (19-27). Rudy parecía entrar en el partido y con dos canastas seguidas acercaba a los españoles, pero Pietrus, abierto a la línea de tres, tiró sin oposición y volvió a poner la ventaja en siete puntos (25-32).

Francia continuaba muy cerrada en defensa sobre Pau y, por fin, Llul anotó el primer triple español, pero poco duró la alegría, ya que Pietrus, solo otra vez, consiguió una nueva canasta de tres puntos. En los últimos minutos del segundo cuarto, los españoles ajustaron mejor la defensa zonal y recuperaron un par de que les acercó en el electrónico (34-37) antes del descanso, aunque la renta podía haber sido menor si hubiesen estado más acertados desde la línea de tiros libres (8/13).

España tenía mucho que mejorar en la segunda mitad si quería llevarse el partido. Y con esa intención salió al campo. Calderón robó un balón que ponía a los suyos a un punto y Marc le daba la vuelta al marcador con dos tiros libres y un triple, que les daba una ventaja de cuatro puntos (41-37). Pero Parker, que sólo ha ganado una vez a los españoles, quería evitar que se fuesen y tomó de nuevo las riendas, igualando el encuentro (43-43), a falta de cinco minutos.

Navarro apareció en el partido y, con un triple y una asistencia, puso por delante a su equipo. Diaw no se quedaba atrás y convertía su tercer lanzamiento de tres que, unido al anotado por Parker, daba a los galos una ventaja de cuatro puntos (49-53). Dos tiros libres de Navarro cerraban la anotación de este cuarto y dejaban todo por decidir para los diez últimos minutos.

Los franceses, con las ideas muy claras todo el partido, seguían sin conceder canastas desde posiciones cercanas, lo que dificultaba el ataque de los españoles. El encuentro estaba muy atascado y les costaba anotar a los dos equipos. Un tapón de Pau permitió el contraataque y el mate de Llul, poniendo a España uno arriba (58-57). Scariolo decidió poner al menorquín de base y continuar alternando las defensas, que tan buen resultado le estaba dando en este cuarto.

Los minutos pasaban y nadie anotaba. Se llegaba a los dos últimos minutos con el mismo resultado, uno arriba para España. Rudy rompía la sequía con dos tiros libres y Marc aumentaba a cinco puntos la ventaja (62-57), con menos de un minuto por jugarse. Diaw, desaparecido en este último cuarto, se jugó el triple, pero esta vez no entró. El rebote fue para España y Turiaf cometió una antideportiva sobre Rudy, que se tuvo que retirar lesionado. La frustración de los franceses era manifiesta y Batum agredió a Navarro, pero los árbitros sólo le sancionaron con antideportiva. Al final, los tiros libres ampliaron la ventaja de los españoles, dándoles una victoria muy trabajada por 66-59.

fue el máximo anotador de la selección, con trece puntos, le siguió Navarro, con doce, y Pau, que anotó diez. Por parte de los franceses, sus dos estrellas, Diaw y Parker fueron los máximos encestadores, con quince y catorce tantos, respectivamente.

El rival de España el próximo viernes será Rusia que, en su partido de cuartos, se impuso por 83-74 a Lituania, con un gran Kirilenko, que anotó diecinueve puntos.

 

Por Prada
Periodista y entrenador superior de
Analista JGBasket de los JJOO

Publicada el: 8 agosto 2012 19:59 pm