En un artículo anterior hablamos sobre el juego mano a mano y la importancia que ha vuelto a tomar desde que la línea de tres puntos se ha alejado a 6,75 metros, ya que se ha generado un mayor espacio para jugar este tipo de situaciones.

Desde pequeños ya los jugadores cuando un compañero tiene el balón y para de botar, todos se acercan a él. Aprovechemos esta inercia para crear una en nuestro juego y no, una más que probable, pérdida de balón. Hagamos ver a nuestros jugadores que no tienen que acercarse todos al balón, que con uno que vaya es suficiente y que los otros tienen que abrirse bien para crear espacios.

Comenzaremos con un básico de 2×0 en el que una de las filas tendrá balón y la otra tendrá que trabajar para recibir frontalmente y, a partir de ahí, jugar una situación de mano a mano. Es importante insistirles en varios aspectos, principalmente en dos. El primero, que el jugador que recibe mire al aro y no dé directamente la espalda a su defensor, porque si no ve lo que tiene alrededor, puede perder opciones de al resto de sus compañeros.

Manoamano2x0-Opcion1[1]

En segundo lugar, que trate de no botar nada más recibir. Esto es importante porque el mano a mano puede no salir y se quedan sin opciones de atacar él. Esto mismo que les explicamos cuando comienzan a trabajar con situaciones de , ya que si les vienen a poner un bloqueo y ya han botado, se reducen mucho las opciones de ventaja.

En este ejercicio podemos meter varias variantes a la hora de finalizar que nos sirvan para emplearlas luego en la situación de 2×2. Hay que hacer ver al jugador que recibe el pase para jugar el mano a mano que, una vez que su compañero venga a por él, continúe a la canasta porque puede ser él, el que tenga la ventaja. También puede darse el caso de que el jugador que recibe el pase, cuando su compañero se acerca a él para realizar el mano a mano, vea que su defensor se quiere anticipar, siendo él quien ataque la canasta, pero para ello es preciso que no haya botado antes.

Manoamano2x0-Opcion2[1]

Pasamos ahora a un ejercicio de 2×2, en el que el defensor pasará el balón arriba y tanto él como su compañero irán a defender. Pondremos como condición que el atacante que recibe el primer pase ha agotado el , exigiendo a su compañero a que trabaje para recibir y, a partir de esa , jugar el mano a mano. Dejaremos libertad a la para que sean los atacantes los que tengan que ver dónde tienen la ventaja y en consecuencia.

Manoamano2x2[1]

 

Por Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de
Gabinete comunicación JGBasket