VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)

En muchas ocasiones, centramos nuestros en que nuestros se preparen para correr el contraataque y no tanto para el . Olvidándonos que para poder correr, lo mejor es recuperar el balón con un buen trabajo defensivo, que empieza por evitar canastas fáciles del contrario.

Lo primero es hacer ver a nuestros jugadores que el balance defensivo comienza cuando rival recupera el balón o captura el rebote defensivo. El objetivo es evitar superioridades ofensivas y tratar de equilibrar cuanto antes la defensa, obligando al equipo contrario a atacar en situaciones de 5c5. Pero antes de llegar a esta situación, hay que concienciar a nuestros jugadores para que vayan al rebote ofensivo con ambición y, lo más importante, en el momento justo, cuando el atacante ve que su compañero va a realizar el , tiene que anticiparse a su defensor, ya que ir tarde al rebote es casi peor que no ir porque el jugador ya va con retraso en su trabajo defensivo.

Es muy común, sobre todo en categorías de minibasket, ver que una vez que el defensor ha capturado el rebote, todos los atacantes vayan a por él, desprotegiendo el aro, lo que genera que si el balón sale de ahí, sea una opción de canasta fácil. Igual pasa cuando se pierde el balón y el contrario saca de banda, ya que, como el árbitro no toca el balón, si el rival tiene un jugador hábil que saca rápido, suelen pillar a nuestro equipo desprevenido, si no creamos hábitos en nuestros jugadores para que reaccionen rápido. Eso es lo que tenemos que tratar de evitar y cuanto primero lo asimilen nuestros jugadores, antes conseguiremos crear un balance defensivo sólido que nos dará una gran consistencia como equipo.

Es importante que los jugadores estén activos y no se queden parados tras perder el balón o no coger el rebote, porque si no son capaces de reaccionar a tiempo, ese segundo que pierdan puede ser crucial a la hora de evitar una canasta. El primer concepto que tienen que adquirir es que tienen que cerrar el aro y defender desde cerca del aro hacia fuera. No vale de nada que intenten defender todos a campo abierto porque si a alguno se le escapa su atacante, será difícil que lleguen a la ayuda.

Cuantos más aspectos del juego tengamos planificados y entrenados a menos situaciones desconocidas tendrán que enfrentarse nuestros jugadores. Por eso, si mandamos a varios jugadores al rebote ofensivo después de un , es aconsejable que sepan quiénes tienen que ir a por el balón en cada situación. Aquí cada entrenador puede tener sus preferencias, en mi caso, el base siempre va a ser el encargado de hacer el balance, haya tirado o no, y su objetivo inicial será frenar al jugador con balón. El otro jugador que le acompañe y que tiene que ser el que cierre el aro es el que realiza el o, si lo realiza el base, el que consideremos menos dotado para el rebote ofensivo. Por tanto, si lo hace un , al rebote ofensivo irán los dos pívots y el otro . Mientras que si lo hace un pívot, dependerá desde dónde haya tirado, ya que si lo hace en posiciones cercanas al aro, cargará el rebote, mientras que si es un tiro de media/larga distancia será el encargado de hacer el balance.
Los jugadores que cargan el rebote tienen que saber que si no lo han capturado tienen que bajar rápidamente a la zona y, desde ahí, ajustar la defensa. Para ello, es muy importante la comunicación porque se producen desequilibrios y hay que hablar para evitar confusiones y que dos jugadores vayan a por el mismo atacante. Además, tienen que saber que, en ocasiones, han de asumir riesgos, determinando cuáles son y valorar el beneficio y el perjuicio que puedan ocasionar.

Una vez que nuestro equipo ha conseguido equiparar la defensa al ataque es importante que mantenga la concentración porque un momento de respiro puede ser decisivo y echar por tierra todo el trabajo defensivo realizado hasta ese momento. Esto hay que entrenarlo y qué mejor forma de hacerlo que cuando realizamos situaciones de 3c3, 4c4 o 5c5, no acabemos en el ataque y hagamos, por ejemplo, tres tandas de ida-vuelta-ida, exigiendo a nuestros jugadores que estén concentrados para atacar y defender.

 

Por
Entrenador superior de baloncesto. Periodista
Gabinete técnico JGBasket

Publicada el: 13 Dic de 2016 @ 23:15

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (2 votes cast)
El balance defensivo como sinónimo de fortaleza de equipo, 4.0 out of 5 based on 2 ratings