sigue en una burbuja después de lograr el Eurobasket con Eslovenia, siendo uno de los jugadores más destacados del campeonato y ser elegido por los General Managers de las franquicias , con un espectacular e histórico 69% de los votos, como el mejor jugador internacional que juega fuera de los Estados Unidos. El base esloveno del Real Madrid superó a Nando de Colo (CSKA de Moscú), que obtuvo el 28% de los votos y a Alexey Shved (Khimki), con sólo el 3% de los votos.

Esta votación no hace más que confirmar la proyección de de cara al próximo , convirtiéndole en uno de los claros candidatos a estar en el Top 3. Su Eurobasket, siendo elegido en el quinteto ideal, le ha dado un gran impulso, ya que se ha enfrentado, a pesar de las ausencias, a grandes jugadores, pero hay quien duda, por su físico, de la capacidad que puede tener para poder defender a jugadores de la talla de Stephen Curry, Westbrook o Kyrie Irving, por poner sólo algunos ejemplos. Esta temporada a nivel individual será fundamental, sobre todo el papel que realice en Euroliga, para marcar su futuro.

Las previsiones más optimistas le colocan en el número uno del draft, pero lo va a tener muy difícil porque delante va a tener huesos muy duros de roer, sobre todo uno, Michael Porter Jr. El alero de 19 años y 2,08 metros de altura, que este curso jugará en la Universidad de Missouri, se encuentra el primero en la mayoría de las quinielas, destacando su espectacular físico y su potencial tanto ofensivo como defensivo, que le permite jugar en varias posiciones y destacar en casi todas las facetas del juego. Es tal su proyección que ya se le compara con Kevin Durant.

Otro de los serios candidatos a estar entre los tres primeros es Marvin Bagley III que, este año, estará a las órdenes de Mike Krzyzewski en Duke. El ala-pívot de 2,11 metros tiene un físico portentoso y un talento muy aprovechable. El problema sobre su elección dependerá de si, finalmente, se declara elegible para el próximo draft o decide aplazar su decisión un año más.

También suenan para el top 5, Mo Bamba (Texas) y DeAndre Ayton (Arizona), dos pívots con unas características completamente distintas. El primero es un jugador muy defensivo, intimidador y reboteador, que tendrá que mejorar muy mucho en ataque si quiere llegar con garantías a la NBA. Por otro lado, Ayton es un poste rápido y ágil con un buen tiro de media y larga distancia. Un jugador bastante más completo que Bamba y que, si sigue esta progresión, a buen seguro que estará entre los cinco primeros. Quedan nueve meses muy importantes, porque el draft determinará el presente y futuro de estos jugadores.

 

Por
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete comunicación JGBasket

Foto: FIBA Europe