El  conocido como paso 0 ha llegado a nuestros entrenamientos para quedarse. Han pasado ya unos meses desde que la FIBA decidiese aprobar esta nueva norma y es el momento de hacer balance y ver si se está aprovechando realmente el nuevo reglamento o, si por el contrario, no se le ha dado la relevancia que realmente tiene.

En este caso, es mucho más fácil enseñar a los más pequeños, que empiezan ahora a jugar, a aplicar el paso 0 que, por ejemplo, a unos jugadores cadetes o juveniles, ya que tienen una en la que algunos gestos no están mecanizados porque hasta ahora se consideraban pasos y, por ese motivo, evitaban hacerlos. Por eso, para los principiantes todo es nuevo y adquieren mejor los conocimientos. Además, la aplicación del paso 0 les permite, si lo asimilan y lo hacen bien, no tener que estar tan pendientes a la hora de recibir el balón y tener que mandarlo directamente al suelo para evitar los pasos.

Pero, ¿todo ese tiempo y esfuerzo que antes empleábamos en enseñarles a nuestros jugadores a recibir en el aire y echar el balón al suelo o, a directamente, orientarlo con la mano directamente para salir en y evitar, en la medida de lo posible hacerlo en carrera para evitar los pasos, lo aprovechamos ahora para explicarles el paso 0? Eso depende ya de cada entrenador, aunque lo que es cierto es que si nuestros jugadores aprovechan y exprimen al máximo el nuevo reglamento van a sacar mucha ventaja en su juego. La mayor que se puede obtener es al recibir en carrera para finalizar a canasta, ya que se pueden dar incluso hasta dos pasos más.

Recordemos que ahora cuando un jugador reciba en carrera, si tiene un pie apoyado no tendrá que lanzar directamente el balón al suelo para evitar los pasos, ya que puede dar un apoyo más, una vez tenga controlado el balón, que ese sí será el paso 1. Incluso, el jugador puede levantar el pie de pivote antes de botar, siempre y cuando se bote antes de que el segundo paso impacte con . Si en vez de continuar la acción con dribbling, el jugador lo hace para finalizar a canasta o pasar, y siempre que reciba con un pie apoyado, ese no contará como primer paso y podrá dar otros dos más.

Lo más importante que tienen que saber nuestros jugadores es que resulta esencial que cuando reciban el balón y lo agarren, para que se pueda aplicar el nuevo reglamento, tienen que hacerlo con un pie apoyado, bien sea para finalizar, pasar o botar. Eso lo tienen que tener muy claro, porque si reciben el balón estando en el aire o con los dos apoyados no existe el llamado paso 0 y se mantiene la reglamentación de toda la vida. De ahí que, como , al respecto, en lo que más tenemos que incidir es que estén pendientes de recibir sobre un apoyo. Ahora, también podemos volver a recuperar los reversos, ya que, en muchas ocasiones, se dejaron de porque era muy fácil que, aunque se hiciese bien, los árbitros pitaban pasos.

En este comienzo de temporada, los árbitros están siendo muy benevolentes y han pasado de pitar, por inercia, los pasos de salida en casi todas las acciones a no pitarlos casi nunca, quizá atemorizados por no tener muy claro todavía el concepto de paso 0 y para evitar equivocaciones han decidido, en caso de duda, no pitarlos. Lógicamente cuanto más entrenemos estas situaciones y los jugadores más las vayan asimilando y poniendo en práctica en los partidos, más común será verlas y no resultarán tan complicadas de pitar.

Para entender mejor todo lo que ha supuesto en el juego la inclusión de la nueva norma del paso 0. Este vídeo de la Federación Italiana de explica a la perfección su aplicación real y las situaciones en las que se puede aplicar y sacar ventaja.

Por otro lado, para aquellos entrenadores que queráis ver cómo trabajarlo y coger algunos , desde los más básicos, para entrenarlo, os dejamos el vídeo del clínic de Diego Blázquez, organizado por la Federación Madrileña de Baloncesto, en el que toda la gira en torno al paso 0.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete JGBasket