El 1 de Julio se abría oficialmente el periodo en el que los equipos de podían ejecutar las opciones de renovación de los contratos de aquellos jugadores que pasaban a formar parte del mercado de agentes libres. Los Denver Nuggets podían hacer efectiva la opción que tenían sobre el alero español, ¿El precio?, 3,1 millones de dólares. Sin embargo, este verano el número de jugadores de calidad para todas las franquicias en el mercado de agentes libres es muy alto, nombres con un gran peso específico en la liga están en la mesa de numerosos general manager, y Denver ha optado por no hacer efectiva la renovación de Rudy Fernández. La voluntad del jugador siempre ha sido clara, de permanecer en la mejor liga del mundo, pero no a cualquier precio. Las probabilidades de obtener un gran contrato en la eran mínimas, y aunque suscitaba el interés de varios equipos, éstos no han llegado a apostar claramente por el jugador menorquín. Esta situación ha hecho que Rudy se replantee sus opciones, y pusiese su punto de mira de nuevo en el , con el que ya jugó, a gran nivel, durante el lockout, y que se aseguró de conseguir una opción preferencial por el alero si éste decidía regresar al viejo continente.

Con un contrato garantizado de tres años, a razón de cerca de 3 millones de euros netos por temporada, y con un Club volcado en su figura, a quién dará todos los galones de estrella con el objetivo de volver a reinar en Europa, la decisión no ha sido nada traumática para Rudy, quién a través de Twitter se mostró tremendamente contento del nuevo destino que tomaba en su carrera. A lo largo de estos días se hará oficial el fichaje, y la consiguiente rueda de prensa, en la que dará de una forma más personal los motivos que le han llevado a tomar esta decisión. No se puede negar el talento de este escolta, cuyo paso por la NBA se ha caracterizado por las luces y sombras, siendo capaz de mostrar sus tremendas dosis de calidad, y también de pasar inadvertido en los sistemas de juego, tanto en Portland, como en Denver. Para triunfar en la NBA debes poseer un talento innato, y una pizca de fortuna, y ese equilibrio no llegó a consumarse en el caso de Rudy. A ello hay que sumar que desde la salvaje falta de Ariza arrastra unos problemas bastante serios en la espalda, que le han obligado a pasar por el quirófano, y que han sido otro lastre más que sumar a la diferencia de físico existente con otros escoltas de la NBA.

Pero, ¿Qué supone para el Real Madrid su incorporación?, sin duda un salto cualitativo, convirtiéndose en uno de los equipos favoritos en cualquier competición que se dispute, tanto a nivel doméstico, como a nivel europeo. Un referente en el exterior que se complementará a la perfección tanto con Suárez, como con Carroll, y que se ajusta al esquema, y filosofía de juego de Pablo Laso. Su velocidad le permitirá correr con facilidad el campo, y su capacidad para generar tiros con, y sin balón, permitirá focalizar la atención de la defensa rival en su figura, lo cual, unido a su capacidad de pase, convertirá en una amenaza aún mayor a sus compañeros. Jugador con carácter, no dudará en asumir la responsabilidad en los momentos calientes de los partidos, resultará clave cómo se complemente con Llull en esos minutos finales de partido. Con las salidas de Tomic, Singler, y Velickovic, las incorporaciones prácticamente hechas de Draper, Slaughter, y Rudy, al Real Madrid sólo le falta encontrar en el mercado la figura de un jugador interior determinante, tarea nada sencilla, y más con la llegada de Schortsanitis a Panathinaikos, para convertirse en el principal candidato a ganar la Euroliga este año. Será interesante comprobar el estado en el que Rudy Fernández se encuentra tras su operación de hernia discal, y el termómetro de los Juegos Olímpicos de Londres será el escenario perfecto que nos dará la medida aproximada en el que la figura del escolta ayudará al Real Madrid ha recuperar la grandeza de tiempos pasados.

 

Por Alex Senra del Cerro
Analista ACB JGBasket