Otra vez . El pívot de los Bulls volvió a demostrar todo su potencial y su enésimo partidazo sirvió para clasificar a para las semifinales y asegurarse una plaza en el preolímpico. La invicta Grecia hincó la rodilla ante un Pau que, a sus 35 años, lideró a la selección con 27 puntos y 9 rebotes. El de Sant Boi contó una vez más con la inestimable ayuda de su compañero de pintura en Chicago. , en su debut en competición oficial, sumó 18 puntos y un inmaculado 8/8 en tiros libres.

El partido empezó bien para los de Scariolo, con un parcial de 6-0, pero no iba a ser todo tan fácil. Antetokounmpo, una bestia de la naturaleza con brazos interminables, comenzó a marcar su territorio y se hizo amo y señor de ambas zonas (17 rebotes: 9 defensivos y 8 ofensivos –dos menos que toda España–) para igualar el partido al final del primer cuarto (14-14).

La buena defensa de Ribas sobre Spanoulis, los triples de y Mirotic y el descanso de Antetokounmpo permitieron a España lograr su máxima renta antes del descanso (39-30), al que se llegó tras una canasta de Bourosis, que se encargó de calentar el partido en la previa, pero que luego en la cancha se pareció más al del de esta temporada.

Scariolo optó por emplear sólo a ocho jugadores y tenía que empezar a rotar si quería que llegasen frescos al momento de la verdad. Un parcial de 3-16, con Calathes y Printezis entonados, volteaba el marcador y vuelta a empezar. Durante los primeros treinta minutos, ambos habían disparado con balas de fogueo y era la hora de sacar la artillería pesada.

Con Rudy mermado y en inferioridad física llegó el turno para Claver. Era su día, ese con el que llevaba soñando varios veranos, y cumplió cerrando el (8 capturas) y frenando a Antetokounmpo mientras Pau descansaba en el banquillo. Sumar costaba un mundo y cuatro tiros libres de Mirotic ponían a los de Scariolo, a falta de dos minutos, siete puntos arriba (68-61). El partido parecía decantado, pero España no supo cerrarlo. El Chacho perdió dos balones y los fallos desde el 4,60, unidos a los triples a la desesperada de Calathes y Sloukas, apretaban el marcador (72-71). Pau Gasol recibió el balón y la falta. Anotó el primer y falló el segundo, pero ya no había tiempo para más. La novena semifinal consecutiva para un que va creciendo con el paso de los días. El siguiente escollo en el camino será , la bestia negra de la selección en los dos últimos campeonatos.  

España, 73 – Grecia, 71

Por Víctor Escandón Prada
Periodista y entrenador superior de baloncesto
Analista JGBasket Eurobasket 2015

Foto: