No pudo ser. España no podrá revalidar su título en el y tendrá que buscar colgarse la medalla de bronce ante los rusos. Se podrían entrar en muchos análisis sobre el porqué de la derrota en semifinales, pero básicamente se resume en el acierto de los eslovenos y en su hambre por hacer algo grande.

Ya se sabía, viendo el partido de cuartos, que el punto débil de los de Scariolo era la defensa de los bloqueos directos, sobre todo, si el bloqueador era el jugador defendido por Pau Gasol. Y los de Igor Kokoskov, a través de Doncic y Dragic, lo explotaron a la perfección, no sólo sacando ventaja del bloqueo en sí, sino buscando la mejor opción de en caso de ayuda. Esos tiros abiertos y liberados, a diferencia de España, los metieron, teniendo un espectacular 56% de acierto en el (14/25). Un porcentaje muy alejado del de España (25,9%).

Los españoles siempre fueron a remolque en el partido y fueron al ritmo que marcaba . El reto se convirtió en un imposible a medida que avanzaba el partido y aparecían jugadores como Prepelic y Randolph que se sumaban a los habituales: Doncic y Dragic. Además, España se atascaba una y otra vez en ataque, los balones iban al poste bajo, pero la buena defensa de ayudas eslovena colapsaba la zona y ahí se producía un cortocircuito, optando por las peores decisiones. Quizá haya sido el peor partido en la era Scariolo, pero ahora toca levantarse.

El otro finalista será , que busca redondear sus medallas de plata en el Mundial y los con un oro Europeo. Los de Djordjevic fueron muy superiores a los rusos en la primera mitad, llegando al descanso con una cómoda ventaja (34-48), de la mano de un gran Bogdanovic y un Marjanovic que hacía estragos en la zona. Pero si algo tiene esta Rusia es que nunca se rinde y, a falta de cuatro minutos, con un Shved desbocado (33 puntos) llegó a colocarse a dos puntos, pero, de nuevo emergió la figura de Bogdanovic para sellar el pase a la final.

El espectáculo está asegurado en el duelo que dirima el vencedor de este Europeo entre Serbia y Eslovenia. Antes, España buscará una medalla que, aunque no sea de oro, sería un buen premio, para ello tendrá que parar a Shved, el gran peligro ofensivo ruso, y ajustar su defensa.

Octavos de final

Alemania, 84, 81

España, 73–Turquía, 56

Eslovenia, 79, 55

Letonia, 100–Montenegro, 68

Lituania, 64–Grecia, 77

Croacia, 78 –Rusia, 101

Finlandia, 57–Italia, 70

Serbia, 86–Hungría, 78

Cuartos de final

Alemania, 72–España, 84

Eslovenia, 103–Letonia, 97

Grecia, 69–Rusia, 74

Italia, 67–Serbia, 83

Semifinales

España, 72–Eslovenia, 92

Rusia, 79–Serbia, 87

 

Por Prada
Periodista deportivo y superior de baloncesto
Gabinete JGBasket

Foto: FIBA Europe