Se acabó la del Eurobasket y se han despejado algunas dudas. España ha demostrado su condición de favorita, pasando inmaculada a octavos como primera de grupo, con cuatro victorias contundentes y una más ajustada ante Croacia, lo que le hará enfrentarse a Turquía en el cruce. Un rival venido a menos en los últimos años que contará con el apoyo de su público y con el temor a un arbitraje –ya cuestionado de por sí– casero, lo que dificultará un poco más la tarea, pero que, en teoría, no debería suponer un obstáculo por la diferencia que, a día de hoy, existe entre ambos equipos.

La igualdad del campeonato ha hecho que sólo otra selección más haya pasado como invicta, la, cada día menos sorprendente, de Doncic y Dragic. Los eslovenos siempre han  presumido de ser uno de los equipos con más jugadores en sus filas, pero no ha sido hasta esta edición cuando han despuntado y se medirán a Ucrania en octavos. El duelo más atractivo será el que mida a las selecciones de Croacia y Rusia, clasificadas ambas con una única derrota.

Los de Scariolo han demostrado muchos aspectos que hacen ser optimistas de cara al futuro, como la irrupción de los Hernángomez, la aportación de los jugadores del Valencia Basket o la mejora en el tiro de Ricky Rubio, además del ya consabido talento de los Gasol o . Quizá los únicos peros que se le pueden poner a la selección han sido, en ciertos momentos, la falta de control del rebote y las escasas ayudas defensivas, sobre todo, ante los croatas.

Mención aparte merece Pau Gasol, el de Sant Boi se ha convertido en el de la historia de los Eurobasket, superando a y y todavía le quedan, esperemos, cuatro partidos para seguir sumando puntos. El récord no deja de ser anecdótico, pero todo apunta a que se pasará muchos años en la cima del ránking, sobre todo ahora que el Europeo pasará a celebrarse cada cuatro años. La mala noticia es la baja definitiva de Abrines, Oklahoma no le deja jugar por precaución para que no pueda agravarse su lesión. Está claro que los equipos NBA son los que mandan y esto es una prueba más de ello, ya que su poder ha provocado la mayoría de las ausencias de este Europeo.

Unas ausencias que han hecho mella en Grecia o Francia, que se han visto superadas en su grupo por Eslovenia y también por Finlandia, lo que les complicará su primer cruce de octavos (Lituania–Grecia y Alemania–Francia) y deparará alguna sorpresa a las primeras de cambio. De menos a más ha ido Lituania que, tras perder, sorprendentemente, en su primer choque ante Georgia, ha mejorado sus prestaciones y vuelve a estar en la terna de candidatas.

Alemania–Francia

España–Turquía

Eslovenia–Ucrania

Letonia–Montenegro

Lituania–Grecia

Croacia–Rusia

Finlandia–Italia

Serbia–Hungría

 

Por Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete comunicación JGBasket

Foto: FIBA Europe