Después de analizar los tipos de entrenadores ayudantes con los que nos podemos encontrar en equipos de base, nos centraremos ahora en el profesional, las tareas a realizar dentro del organigrama técnico y su relación con el entrenador principal.

La importancia que tiene queda reflejada desde el momento en que son muchos los entrenadores que, cuando fichan por un equipo, se llevan a su propio ayudante. Tiene que tener confianza y sentirse a gusto trabajando con él, ya que cuando le viene impuesto por el club, aunque sea un gran profesional, puede generarle dudas y pensar que hará lo posible para quedarse con su cargo, aunque no tiene porqué.

Por tanto, la lealtad es un principio elemental, pero eso no implica que le tenga que dar la razón en todo, si considera que hay algún aspecto que no esté haciendo bien, hay que decírselo y tratar de corregirlo a tiempo, siempre manteniendo la discreción y haciéndolo en privado. Si realmente el entrenador principal confía en él por su experiencia y conocimientos le escuchará y analizará la situación por el bien del conjunto.

La confianza en el entrenador ayudante será importante a la hora de delegarle sus funciones a desarrollar. Su papel en el diseño de los entrenamientos consiste en repasar el trabajo realizado en sesiones anteriores y encargarse de que el equipo cuente con el número óptimo de jugadores para realizar el . En el caso de que haya lesiones, tendrá que llamar a jugadores del filial, que tendrán que estar al servicio del primer equipo.

En el entrenamiento en sí, hay muchos entrenadores a los que, si no cuentan con un preparador físico, les gusta que sea su ayudante quien lleve el inicio de la sesión. Tendrá el mismo grado de responsabilidad que el entrenador principal, pudiendo parar el entrenamiento para corregir cualquier aspecto. Será el encargado de asistir a entrenamientos voluntarios y controlar el trabajo adicional que realizan algunos jugadores.

A la hora de afrontar el partido, tendrá que realizar el scouting del rival con la antelación suficiente para analizarlo con el entrenador principal y poder evaluar los aspectos tácticos para ese choque concreto, trabajándolos en las sesiones previas al partido. Dentro de su trabajo previo al partido también tendrá que realizar un vídeo que se proyectará a los jugadores sobre las virtudes y los defectos del rival.

El mismo día del partido tendrá que ser de los primeros en llegar a la cancha, ya que cada jugador tiene su de calentamiento y tiene que prepararles, por ejemplo, ejercicios concretos de tiro. Tiene que estar pendiente de si ha habido algún contratiempo de última hora en forma de lesión o enfermedad para comunicárselo al entrenador principal y ver qué decisión tomar. Además, encargarse de dirigir la rueda de calentamiento, dándole la intensidad que considere necesaria para que el equipo entre en el partido con garantías. Por último, tendrá que informar al entrenador del quinteto inicial del equipo contrario para ver si se realiza algún cambio con respecto a lo trabajado durante la semana.

Sus tareas se multiplican durante el partido. Tiene que estar muy pendiente del juego, leyendo las defensas y ataques del rival por si se produce alguna variación táctica y las de su propio equipo para visualizar los ajustes que se tendrían que hacer para darles una mayor efectividad. Debe informar al entrenador de los movimientos del banquillo contrario, si hay cambios, tiempos muertos… Tratar de calmar los ánimos de un jugador sustituido y hablar con él sobre lo que ha hecho bien y mal durante sus minutos de juego. Y, por último, evaluar los datos estadísticos al final de cada cuarto y ver qué aspectos son mejorables y cuáles dominan.

Al finalizar el encuentro debe de analizar el ánimo del vestuario y actuar en consecuencia. Además, es importante conocer el estado físico de los jugadores, que no haya habido ninguna lesión, para programar los próximos entrenamientos. Como vemos, hay tanto trabajo que hacer que muchos equipos cuentan con más de un entrenador ayudante.

 

Por
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete JGBasket

Foto: Gabriel Alemany.

Publicada el: 9 Oct de 2014