Cinco días muy intensos de 4,5 horas de 100% al día. Todavía quedan fuerzas para sonréir y un partido.