A falta de comenzar el , la FIBA se ha postulado como protagonista del con la nueva norma que ha aprobado y que entrará en vigor el próximo 1 de octubre, que equiparará la normativa para los pasos de la y de Europa, pero, lejos de lo que podría suponerse, serán europeas las que tengan que cambiar y adaptarse a las que, actualmente, existen en la .

Esos pasos de salida que los jugadores de la selección española de baloncesto, encabezados por Navarro, reclamaban insistente e ineficazmente en las finales de Pekín y Londres, serán ya . Y, ¿cómo lo va a hacer la FIBA? Pues considerando como primer paso y, a la vez pie de pivote, el paso posterior que se da al recibir el balón o realizar un dribbling. Así lo recoge en su artículo 25.2: «mientras se mueva o se tenga un pie en el suelo cuando se recibe la pelota o se realiza un dribbling, el siguiente pie o que toquen el suelo es el “paso uno”, que se considerará el pie de pivote». El propósito, por parte de la FIBA, es claro «tener una norma común para los pasos a nivel mundial que refleje mejor las acciones en la pista».

Para entenderlo mejor, ahora cuando un jugador reciba en carrera, si tiene un pie apoyado no tendrá que lanzar directamente el balón al suelo para evitar los pasos, ya que puede dar un apoyo más una vez tenga controlado el balón, que ese sí será “el paso uno”. Incluso, el jugador puede levantar el pie de pivote antes de botar, siempre y cuando se bote antes de que el segundo paso impacte con el suelo. Si en vez de continuar la acción con dribbling, el jugador lo hace para finalizar a canasta o pasar, y siempre que reciba con un pie apoyado, ese no contará como primer paso y podrá dar otros dos más. Una acción que veíamos muy repetida en jugadores norteamericanos al irse en carrera al aro y que, hasta ahora, era señalizada como pasos. Unos jugadores que serán los más beneficiados por este cambio de regla.

Otro de los aspectos en las que esta norma será más evidente es en los reversos. La polémica por este movimiento, que muchos de base dejaron de enseñar hace años, porque cuando los jugadores lo hacían les solían pitar pasos por sistema, diesen dos apoyos o tres. Tenía que hacerse muy evidente para que los árbitros lo viesen claro y lo diesen por válido. Ahora, todo cambia, si el jugador agarra el balón con un pie apoyado, ese no contará y podrá dar los dos pasos para finalizar. Lo que pasará al ostracismo es el traspiés, tal y como se entendía, ya que será señalado como infracción, ya que, como recoge el nuevo reglamento, no se pueden dar dos pasos consecutivos con el mismo pie.

Esto cambia no solo la forma de ver el baloncesto, otorgando una mayor ventaja al atacante, sino que también exige un cambio de actuación en los entrenadores, que tendrán que adaptarse a la nueva normativa a la hora de explicar a sus jugadores diferentes situaciones de técnica individual y, por supuesto, en los árbitros, que tendrán que aplicar el nuevo reglamento, ya que si se va a cambiar la forma de explicar las salidas, no tiene sentido que luego piten pasos a los jugadores. Habrá que ver ahora cómo adoptan las distintas federaciones nacionales esta nueva normativa y cómo se va introduciendo y desarrollando en las categorías inferiores.

A estudiar: Cambios fundamentales FIBA a partir 1 de Octubre 2017 (en inglés) http://www.fiba.basketball/OBR2017/Summaryv4/15August2017.pdf

Links recomendados para profundizar y conocer al detalle

Paso 0. Antonio Cánovas http://acanovasvalero.blogspot.com.es/2017/08/el-paso-cero.html

Paso 0. Miguel Martín http://entrenadorbaloncesto.blogspot.com.es/2017/08/pasocero.html

 

Por Prada
Periodista deportivo y superior de baloncesto
Gabinete comunicación