España arrancó su preparación para el Europeo ante Polonia, un rival al que se volverá a medir en el próximo campeonato. Había interés por saber cómo respondería la selección española ante las ausencias de sus dos principales bastiones en la última década (Navarro y Pau Gasol).

La falta de ritmo en este primer test quedó clara desde el inicio. Aún así, el choque sirvió para ver las intenciones de , poniendo en el quinteto a dos bases ( y Calderón), que se fueron alternando en la subida del balón. y Llull cogieron el testigo, aunque el menorquín parece asentarse en el puesto de 2. , que tiene la obligación de dar un paso al frente y ser el referente ofensivo junto con , completó la tripleta exterior del primer cinco inicial de la era Orenga, que tuvo a otros dos ( y ) como jugadores interiores.

El jugador valenciano de Portland Trail Blazers ha pasado de tener un papel meramente testimonial en la selección a ser uno de los artistas principales, debido a las ausencias. Un cambio radical si tenemos en cuenta que tampoco ha contando con muchos minutos en su periplo norteamericano. Las bajas en el juego interior obligarán a España a buscar otras variantes ofensivas. Una de ellas, aprovechar la velocidad de sus jugadores para anotar al contraataque, algo que no han podido poner en práctica como a ellos les hubiese gustado ante Polonia, pero que será un buen recurso a utilizar en los próximos encuentros y, sobre todo, en el Europeo.

Lo que ha quedado claro en este primer encuentro es que el juego ofensivo español tendrá que buscar más a sus pívots en la pintura, algo que no ha sucedido, ya que la mayoría de los tiros del pequeño de los Gasol han sido de media distancia y, tanto a Gabriel como Aguilar, les gusta abrirse para tirar. A lo que hay que sumar que Claver no es de los que se prodigue mucho por la pintura. Además, por momentos se abusó del lanzamiento de tres puntos, sin mucho acierto (32%), exceptuando a Calderón, que anotó 16 puntos, con un 80% en tiros desde 6.75 (4/5).

El equipo polaco, que ha demostrado estar más rodado (llevaba tres amistosos disputados), tuvo en Lampe a su jugador más destacado (13 puntos y 8 rebotes). El nuevo fichaje del Barça realizó un gran primer cuarto y trajo de cabeza a todos sus defensores. La selección entrenada por Bauermann se ha mostrado como un equipo rocoso y con las ideas muy claras.

En estos partidos de preparación, el resultado realmente es lo de menos, pero sí que el juego español ha dejado algunas dudas a pesar de la victoria por 70-66. Además, sirvió para que debutasen los tres invitados a la concentración (Rabaseda, Nacho Martín y Corbacho) y ver que Pablo Aguilar está preparado para este nuevo reto, anotando cinco puntos claves y recuperando un balón. Aún quedan tres semanas por delante para mejorar algunos aspectos, principalmente, en la defensa 2-3, ya que los desajustes concedieron tiros cómodos a los polacos, sobre todo, desde las esquinas.

Por Prada
Periodista
Analista para JGBasket

Foto: Alberto Nevado FEB