Ambos equipos se llevaron sus eliminatorias por la vía rápida y reeditarán la final del año pasado. A partir del domingo, azulgranas y madridistas, que cuentan con el factor cancha, se medirán en el enésimo enfrentamiento esta temporada después de sus duelos en la Copa del Rey y Euroliga.

 

, 63 – , 77 (0-3)

Los blancos se clasificaron por la vía rápida para la gran final tras vencer a domicilio al CAI. Después de un primer cuarto igualado, los de Laso con a los mandos consiguieron una ventaja de cuatro puntos (16-20). Fue entonces cuando los locales aumentaron su intensidad defensiva, cargaron su juego interior y afinaron su puntería desde el triple para endosar un parcial de 19-2. Los madridistas seguían sin encontrar su juego, pero, por primera vez desde su llegada al equipo en sustitución de Pocius, apareció Darden para anotar once puntos casi consecutivos antes del descanso y dejar el marcador en un apretado 37-35. Los de Abós habían perdido una gran oportunidad de romper el encuentro, aún así, comenzaron la segunda mitad, de nuevo, mandando en el juego y volvieron a coger una renta de seis puntos. Era el momento de Mirotic que, con varios triples, dejó a su equipo por delante en el electrónico con diez minutos por jugarse (50-53). Llegó el momento de la verdad y ahí el Madrid ha demostrado que se desenvuelve a la perfección. Carroll apareció por fin y colocó a su equipo diez arriba (55-65). La renta se antojaba definitiva y, aunque lo intentaron, los locales no pudieron brindar a su afición, volcada con su equipo hasta el final, un triunfo que hubiese alargado la serie.

 

, 62 – Barcelona Regal, 84 (0-3)

Por séptima temporada consecutiva, los azulgranas disputarán la final de la . Y lo harán después de vencer en una de sus canchas malditas, realizando su mejor partido de playoff en esta serie. Los canarios espoleados por su público salieron con mucha intensidad y los triples de Beirán y Toolson les daban las primeras rentas (16-11). La entrada en el partido de Mavrokefalidis por Tomic dio otro aire a los de Xavi Pascual que finalizaron el primer cuarto a un solo punto (18-17). Los segundos diez minutos siguieron por los mismos derroteros y el Barça, con un gran Ingles, llegó al descanso tres puntos arriba (36-39). Los nervios se apoderaron de los locales tras el paso por vestuarios y las numerosas pérdidas de balón fueron un pesado lastre para los de que veían como los visitantes se escapaban en el marcador. Un triple de Lorbek daba la máxima renta a los culés (46-59). Huertas fue el encargado de marcar el ritmo en el último cuarto y de ampliar la ventaja de su equipo, superando la veintena de puntos. Un gran triunfo que, a buen seguro, dará un impulso moral al Barça para afrontar la final de la ACB.

 

 

Por Prada
Periodista
Analista para JGBasket

 

/ Esther Casas