Nicolás Richotti (Bahía Blanca, 17/10/1986) ha logrado, por primera vez en su carrera, el galardón de Mejor Jugador de la Jornada al sumar 32 puntos de valoración. El escolta del fue clave en el triunfo de su equipo ante el Bilbao. Una victoria que les permite soñar con alcanzar los playoff.

Nico Richotti. C.B. Canarias. Liga Endesa
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Los 22 puntos que aportó  marcan un nuevo tope de anotación personal en su primera temporada , superando los 17 que hasta ahora tenía. El escolta italo-argentino logró anotar 14 puntos en el último cuarto, realizando unos últimos diez minutos espectaculares. Sus porcentajes no se quedaron atrás y consiguió un 67% en tiros de dos (2/3), un 75% en triples (3/4) y un 82% en tiros libres (9/11). Además, repartió 5 asistencias que supusieron 11 puntos para su equipo. También capturó 2 rebotes defensivos y recibió 6 faltas personales.

El escolta aurinegro se mostró muy satisfecho por “haber ayudado al equipo a ganar por encima de sus estadísticas individuales”. Richotti confesó haberse sentido muy a gusto con el paso de los minutos, ya que  “cuando empiezan a entrar los tiros, uno va ganando en confianza y se siente más cómodo. Estoy muy feliz por mi actuación y por haber ayudado al equipo a ganar. Estaba deseando meter triples, porque llevaba mucho tiempo desacertado”.

Amante de la fotografía e hijo de un mito del baloncesto argentino, Nico comenzó su trayectoria en en el Náutico de Rada Tilly para dar, con tan solo 18 años, el salto a Italia donde jugó tres temporadas (Bari, Campobasso y Róvigo) antes de recalar en Canarias en la liga EBA. Una sola temporada en Ferretería San Isidro le sirvió para que el Real Madrid se fijase en él y le fichase para su equipo de LEB Plata. Al año siguiente fichó por su actual equipo, dando un paso más en su carrera. Su gran momento se produjo la temporada pasada cuando logró el ascenso a ACB.

Después de muchos días de incertidumbre sobre el futuro del equipo lagunero en la máxima categoría del baloncesto español, se confirmó su presencia para esta temporada. El escolta italo-argentino, después de rechazar varias ofertas en verano, se decantó por este nuevo proyecto y, de momento, su decisión parece la más acertada.

Nadie pone en duda su buen hacer ofensivo, pero si quería rendir al máximo nivel en la liga ACB era consciente de que tenía que ser más duro en defensa y, poco a poco, lo va consiguiendo. Sus últimas temporadas no han pasado desapercibidas para el seleccionador argentino que le llamó para la preselección de la albiceleste de cara a los Juegos Olímpicos de Londres, aunque finalmente no fue convocado. Viendo su meteórica carrera, nadie duda de que acabará vistiendo la camiseta argentina.

 

Por
Periodista y Entrenador superior de baloncesto
Analista para JGBasket

ACB Photo / A. Pérez