Cuando un rival nos presiona, nuestros jugadores tienen que tener claro cómo salir de esa . Hay entrenadores a los que les gusta salir con , mientras que otros se decantan por dejar a su mejor manejador subiendo el balón y cruzando el campo con bote. Desde vamos intentar explicar las dos opciones para que aquellos que tengan dudas de cuál usar puedan decantarse por una u otra.

Lo primero que hay que hacer cuando contrario, después de anotar nos presiona, es concienciar a nuestros jugadores de que tienen que sacar rápido de fondo para evitar que a los rivales les dé tiempo a colocarse. Por eso, es importante que tengamos claro quién tiene que sacar. En segundo lugar, indistintamente de que queramos superar la presión con bote o con pases, nuestros jugadores tienen que tener un trabajo previo, exigente y eficaz de individual.

No podemos dejar que suban el balón con bote jugadores que les cuesta cambiar de mano o de ritmo y que cometen manejo. Lo mismo sucede con los pases, si no saben pasar bien, es muy probable que, aunque estén bien colocados en el campo, acaben perdiendo el balón. Es importante también identificar el tipo de presión que nos están realizando, ya que no es lo mismo que sea individual que una presión zonal. Si la presión es zonal, a mí me gusta que mi equipo la supere con pases, porque el rival puede provocar situaciones de 2c1, muy difíciles de superar con bote.

De ahí que la única presión que aconsejaría, si acaso, a mi equipo superar con bote sería la individual. Aquí tenemos que adoptar la primera de las decisiones, ¿cuántos jugadores dejamos para recibir? Muchos de suelen decantarse por dejar a dos jugadores, colocarles a la altura del libre y que se crucen para recibir –dependiendo de la categoría pueden realizar un bloqueo indirecto–, el que reciba será el encargado de subir el balón, el compañero se irá pegado a la banda para dejarle el campo abierto, mientras que el sacador se abrirá a la banda contraria. Bien salgan con bote o , lo primero que tiene que hacer el jugador que recibe es levantar la cabeza por si tiene algún compañero solo. Después de ver que no hay opción, es el momento de atacar con bote, haciéndolo con seguridad y, sobre todo, con rapidez –sólo tienen ocho segundos para pasar–, intentando evitar irse a las bandas.

Si preferimos decantarnos por superar la presión con pases, primero tenemos que tenerla entrenada, principalmente para que nuestros jugadores sepan colocarse. Podemos partir de la misma distribución anterior, con un sacador y dos receptores. Colocando a un cuarto jugador en campo defensivo a la altura del círculo de medio campo y al quinto fuera de la de la canasta contraria, moviéndose en función de por donde venga el balón, teniendo que estar en el lado contrario. La figura del sacador adquiere un papel importante, ya que en la mayoría de presiones zonales se prescinde de un jugador que defienda al sacador. Una vez que el balón entre al campo, el sacador ha de quedarse por detrás del balón para dar un pase de seguridad y poder invertirlo rápidamente.

Aunque es más complicado, también puede jugar directamente con 4, la complicación reside en que si no hay un buen ángulo de pase y se da totalmente en línea recta, puede ser interceptado fácilmente por un defensor. De ahí que sea mejor que el pase a 4, para superar la primera línea de presión, venga desde un lateral. Los jugadores tienen que tratar siempre de avanzar y no quedarse por detrás del balón porque hay que recordarles que tienen ocho segundos para pasar de campo. La calidad de los pases resulta determinante, el balón tiene que ir rápido y preciso, por lo que tienen que evitar realizar pases bombeados, primero, porque son más fáciles de cortar y segundo, porque los defensores cuando saltan a parar el balón lo suelen hacer con los brazos arriba por lo que es más fácil que toquen o corten el pase.

Por último, hay que insistir a los jugadores que si van con ventaja tienen que tratar de anotar, pero sin precipitarse porque ese es uno de los objetivos de la presión, que se tomen decisiones erróneas. Por eso, si no lo ven claro, una vez que pasen el medio del campo que paren y jueguen en estático. Y a vosotros, ¿cómo os gusta más salir de una presión?

 

Por Víctor Escandón Prada
Entrenador superior de . Periodista
Gabinete técnico JGBasket