Pablo Carabias fue el Maestro de Ceremonias del homenaje a la extraordinaria generación de 1995 de la que forman parte: Patricia Díaz, Nicolás de Villalobos, Yocelyn Villareyes, Fran Goñi, Álvaro Merino y Nuria Herrero.

La ceremonia de entrada en el es uno de los eventos más emotivos de la . Quizás porque sea en el que se mira más hacia atrás que hacia adelante, en el que se cambia la expectativa o la incertidumbre por la nostalgia, el cariño y el respeto. Se habla desde la madurez que implica poder tomar perspectiva de lo que supuso disputarla, sentirla y disfrutarla. Este año, seis nuevos jugadores han sido elegidos para formar parte de este selecto grupo de los que han dejado una huella más especial en su paso por la competición.

Como cada año, este acto cuenta con un padrino encargado de dar unas palabras de aliento y compartir este día tan importante con los elegidos. Esta edición la apadrinó Eduardo Fernández – Cantelli, patrono de la Fundación. El haber hecho cosas que en principio parecían imposibles, su generosidad, su integridad y el haberse enfrentado a situaciones que a veces los demás no entendían son las razones por las que Eduardo se refirió a los seis nuevos miembros como ‘personas extraordinarias’. Les pidió que recibieran este galardón con honor, orgullo, responsabilidad, además de darles la enhorabuena.

Alberto López Ribé, Presidente de la Fundación, Juan José Hernández Liras, Director de Formación y Eduardo Fernández – Cantelli fueron los encargados de hacer entrega de la placa conmemorativa. Precisamente fue el Presidente el encargado de concluir el evento anunciando la tradicional sesión de fotos con los premiados y familiares, además del posterior convite en la sala contigua dentro del International Institute.

Acto celebrado en el Internacional Institute Madrid el 21 de Diciembre de 2017
Texto Laura García Higueras. Baloncesto Colegial. Ver artículo completo y fotos

Video: Equipo audiovisual JGBasket