Primer título de la temporada en juego y primer aviso. Los blancos se llevaron la (99-78) con lo mismo de estos últimos años (Llull –MVP– y Rudy): intensidad defensiva, acierto en el triple (13/23) y transiciones rápidas. Su juego interior, aparentemente más sólido con la llegada de Ayón, sigue siendo su talón de Aquiles, a pesar de la aportación ofensiva de Bourousis (17 puntos, con tres triples), Tomic volvió a ser una pesadilla para la madridista.

En cuanto a los fichajes, Rivers y Ayón han dejado muestra de lo que pueden aportar al ataque blanco. Todos sabemos lo que va a dar Nocioni a este , va a ser difícil cortar por la zona y cogerles un rebote cuando coincida en pista con Felipe Reyes. Por su parte, Maciulis y Campazzo han pasado más bien desapercibidos. Todo apunta a que el argentino será el tercer base, mientras que el lituano, que viene con el cartel de estrella, tendrá que adaptarse a su nuevo equipo y dar más de lo que ha expuesto en esta Supercopa.

El Barça, después de arrasar a los anfitriones en semifinales, llegaba como favorito, pero cada partido es una historia. Satoransky y Doellman parecían perdidos y no encontraron su sitio en ningún momento. Sólo Tomic rindió a su nivel. El resto aportó, pero menos de lo que de algunos se espera (Navarro, Huertas). Pleiss es un gran poste y el futuro pasa por sus 218 centímetros, pero, de momento, si el pívot croata sigue así, tendrá pocos minutos para demostrar su valía, ya que será raro verles a los dos en pista a la vez.

Los otros contendientes en este previo al comienzo de la dejaron sensaciones contrapuestas. El Valencia se ha reforzado con criterio ante el reto de la y, a pesar de perder a su jugador estrella (Doellman), dejó buenas sensaciones en su semifinal. Fue de más a menos y se le hizo un poco largo el choque. Todo lo contrario que el Laboral Kutxa que, ante su público, se mostró muy timorato y tiene que mejorar mucho si no quiere que la temporada se le haga muy cuesta arriba.

El fin de semana se cerró con el concurso de triples. Otra vez Josh Ruggles, a sus 17 años, se alzó con el título. Después de sorprender a todos al ganar la pasada edición, este año ya no era un desconocido para sus rivales, aún así no pudieron batirle. Bertans, Andjusic y Carroll, en la final, fueron sus víctimas. El que no llegó a la final, pero también fue noticia fue Corbacho, el excelso tirador anotó 28 puntos en su primera serie, batiendo el récord anterior.

A menos de una semana para el comienzo de la ACB, los equipos siguen con su preparación, aunque algunos van a tener que trabajar contra reloj para cerrar sus plantillas. Es el caso de Unicaja. Los malagueños han perdido a uno de sus pilares, Zoran Dragic ha fichado por los Suns y compartirá vestuario con su hermano Goran. Su gran Mundial no ha pasado inadvertido para los ojeadores NBA que han apostado por él.

 

Por Prada
Periodista deportivo y superior de baloncesto
Analista para JGBasket

Foto: ACB Photo