Y al final, se confirmaron los peores presagios. Scariolo dio la lista de dieciséis jugadores para la primera de las , en la que se medirán a Montenegro y , y, como se prevenía, no hay ningún componente ni de equipos ni de Euroliga. Una selección que no es del agrado de nadie, pero que, como anuncia el seleccionador español, “va a ir a muerte para conseguir la clasificación”.

Las amenazas de la FIBA enquistaron una situación en la que ponían a los jugadores entre la espada y la pared, obligándoles a decidir entre su club o su país. Eso ha hecho que la Federación Española haya optado por no querer ponerles en esa tesitura y les ha descartado directamente para no dar una imagen más lamentable todavía de la que se está viviendo.

Entre los convocados por España, se encuentran doce de la lista de preseleccionados, ante la baja de Pablo Aguilar por lesión, que dio Scariolo hace un par de semanas: Quino Colom (Unics Kazán); Albert Oliver, Xavi Rabaseda y Oriol Paulí (Herbalife Gran Canaria); Javier Beirán y Fran Vázquez (Iberostar Tenerife); Víctor Arteaga (Movistar Estudiantes), Jaime Fernández (MoraBanc Andorra), Nacho Llovet (Monbus Obradoiro), Sebas Saiz y Javi Vega (San Pablo Burgos), y Sergi Vidal (Divina ). A los que se han sumado Sergi García y Álex Suárez (Tecnyconta Zaragoza), Edgar Vicedo (Movistar Estudiantes), y Xavi López-Aróstegui (Divina ).

A falta de los mejores y viendo la dificultad de los rivales, el seleccionador nacional es consciente del reto, porque no clasificarse para el Mundial 2019 sería decir adiós también a los de Tokio, siendo la despedida más triste de jugadores como Pau Gasol, estandarte de España en los últimos tres lustros, que tendría que salir por la puerta de atrás. Por eso, Scariolo habla de ilusión ante el reto, sabedor de que es fundamental hacer ver a estos jugadores su importancia y transmitirles “la ilusión que conlleva este complicado desafío”.

Choca ver a un jugador como Fran Vázquez, que se borró en los últimos años de las convocatorias, y que demuestra claramente que la ausencia de algunos pesos pesados ha sido el detonante para dar un paso al frente, avivando los rumores que señalaban la nula química que existía entre él y el núcleo duro de la selección, que le hacía renunciar al combinado nacional. Además, Scariolo hizo alusión precisamente al pívot gallego del Herbalife del que confirmó que “será el próximo capitán”.

Ilusión fue la palabra más repetida por Scariolo tras dar a conocer a los elegidos, pero parece que su perspectiva no es la misma que la de los aficionados, que se encuentran muy molestos con esta solución y que, para colmo, no podrán ver ni estos partidos de clasificación ni el Campeonato del Mundo, ya que, tras conocer la lista, Mediaset, que poseía los derechos, ha decidido no retransmitir ningún partido, demostrando su malestar por la situación a la que se ha llegado y la ausencia de las grandes estrellas. El baloncesto español no se merece esto.

 

Por Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete comunicación JGBasket

Foto: