En esta división nos encontramos con dos de los principales aspirantes al anillo en esta nueva temporada en la NBA, Chicago Bulls, y Cleveland Cavaliers. La gran noticia de este verano ha sido la vuelta de Lebron James a su hogar, el jugador más determinante de la liga decidía regresar a unos Cavs que estaban sin rumbo desde su marcha a la soleada Florida. Otra de las grandes noticias en esta división es el regreso de Derrick Rose tras un calvario que parece que toca a su fin, su regreso coincide con la llegada de Pau Gasol, una pieza clave que ayudará a dar un salto de calidad a un equipo con capacidad para aspirar a cualquier cosa esta temporada. Una de las estrellas de la NBA verá todos los partidos de su equipo desde el banquillo esta temporada, la desgraciada lesión de Paul George con el combinado americano supone un duro golpe para unos Pacers que rozaron la cotas muy altas las dos últimas campañas. ¿Estarán a la altura los Pistons y los Bucks?

INDIANA PACERS: 56-26

La lesión de larga duración de su estrella Paul George augura un año difícil en la franquicia de Michigan, a esta importante baja hay que sumar que otro de sus pilares abandonó el equipo este verano rumbo a los Hornets, Lance Stephenson. En una conferencia Este más potente el objetivo de estos Pacers parece ser el de alcanzar los playoff, un objetivo que parece insuficiente para un equipo que nos ha acostumbrado estos últimos años a rozar las finales de la NBA.

George Hill contará con la ayuda de CJ Miles, y Rodney Stuckey en la dirección de juego. Tan sólo el primero ha ofrecido un rendimiento fiable a lo largo de las últimas tres temporadas. El principal problema de los Pacers lo encontramos en el resto de posiciones perimetrales, y es que la lesión de Paul George se une a las bajas de Stephenson y Evan Turner. Ese gran vacío tratará de ser cubierto por Salomon Hill, Damjan Rudez, o Chris Singleton. A todas luces parece insuficiente, y muy alejado del nivel que requiere un equipo que aspira a cotas altas en la NBA. El lado positivo puede ser el mayor protagonismo de dos jugadores interesantes como son Chris Copeland, o CJ Fair, rookie procedente de la prestigiosa Syracuse.

En el juego interior de estos Pacers la situación no parece mejorar, y es que David West comenzará una nueva temporada con dudas, especialmente a nivel físico, que le han llevado a poner en cuestión su continuidad o no en la NBA, por suerte, el conjunto de Frank Vogel contará con su calidad. Al igual que ocurrirá con Scola, quien por necesidades del equipo tendrá que dar un paso más hacia delante en la rotación del equipo, la duda que nos queda es si su físico podrá aguantar o no las exigencias de una competición que cada año se refuerza con jugadores jóvenes con mayor físico. De nuevo, Roy Hibbert deberá ser la referencia principal de los Pacers en el juego interior. La irregularidad de campañas pasadas le ha impedido ser considerado como uno de los center referencia en la NBA, cualidades y potencial para serlo le sobran, ¿Alcanzará este año el status de jugador franquicia?.

Desde los despachos, la mítica figura de Larry Bird deberá tener paciencia suficiente para afrontar que ésta será una temporada muy complicada. Con la mirada puesta indirectamente en el Draft de 2015 no alcanzar los playoff puede ser un mal menor si al menos consigue una elección alta y obtener así alguno de los rookies que saldrá de la siguiente hornada de jugadores universitarios.

CHICAGO BULLS: 48-34

En la retina de los aficionados de esta mítica franquicia aún está la estrepitosa eliminación en primera ronda de playoff la temporada pasada a manos de los Wizards. Por ello el principal objetivo de los Bulls para esta campaña era la de buscar una pieza en el mercado que le permitiese dar un salto cualitativo a la franquicia. El principal nombre que salió fue el de Carmelo Anthony, sueño de muchas franquicias este verano. Sin embargo en un alarde de inteligencia el elegido fue el español Pau Gasol. La llegada del pívot español cambia radicalmente la cara al juego interior de Chicago. Pau es el complemento perfecto para Joakim Noah, y viceversa. La garra, la fiereza bajo los tableros, y la capacidad defensiva de Noah permitirá a Pau desplegar todo su talento en otras facetas del campo en las que Noah no destaca, la liberación del trabajo sucio hará que Pau optimice su rendimiento en la pista con el equipo como único beneficiario de dicha asociación.

No es la única buena noticia en juego interior del equipo de Tom Thibodeau, y es que procedente del Real Madrid llega Nikola Mirotic, su inteligencia al servicio del equipo dará un plus de calidad, junto a él, el sexto hombre por excelencia de estos Bulls los últimos años, Taj Gibson, un seguro de vida y pieza clave en la rotación del equipo. Todos ellos conforman uno de los juegos interiores más completos y de más calidad de toda la NBA.

El factor que determinará que los Bulls puedan luchar o no por el anillo será Derrick Rose. Tras dos temporadas en el dique seco por una terrible lesión parece que el magnífico base parece dejar atrás todos los fantasmas que han traído consigo estos dos años de inactividad. Su participación en el último mundial de baloncesto en España nos da alguna pista del tipo de jugador que nos podemos encontrar en la actualidad. Alejado de cualquier alarde de explosividad física, su estilo de juego cambiará respecto al Rose que fue MVP hace unas temporadas. Su misión será de dotar de mayor coherencia a la dirección de juego de su equipo haciendo más partícipes al resto de sus compañeros sobre la pista. Si las rodillas le permiten ser regular en su rendimiento a lo largo de esta campaña Chicago podrá aspirar al anillo en clara batalla con los otros favoritos de la división, y conferencia, los Cavs.

La única baja destacable es la de Carlos Boozer, cuya salida a Lakers ha supuesto una liberación salarial muy importante para la franquicia. Ese ahorro salarial ha permitido la llegada de jugadores como Aaron Brooks, cuyo papel saliendo desde el banquillo será vital, o las renovaciones de Hinrich, o Mohammed. No podemos olvidarnos de jugadores como Snell, Dunleavy, o Jiimmy Butler, que permiten que hablemos que los Bulls tengan una de las plantillas con más profundidad ante los imprevistos que puedan surgir a lo largo de la temporada. Mención aparte merece el rookie Doug McDermott, una debilidad personal del que les escribe, un jugador cuya capacidad de anotación puede dinamitar cualquier partido. Su talento y capacidad de mejora dejó huella en la NCAA. La única duda es saber cuál será su rol en la NBA dado que hablamos de un jugador que ocupa las posiciones de 3-4.

Chicago Bulls tiene equipo, y entrenador para soñar esta temporada con el anillo, sin tener uno de los juegos más vistosos de la NBA su solidez le convierte en uno de los favoritos no sólo en la conferencia Este. ¿Tendrán suerte esta campaña con las lesiones?

CLEVELAND CAVALIERS: 33-49

¿Puede un jugador cambiar de una temporada a otra radicalmente el signo deportivo de una franquicia? A lo largo de la historia en la NBA hemos comprobado que si es posible. Si ese jugador además tiene en el salón de su casa cuatro galardones de MVP, y dos anillos la respuesta parece que tiene una respuesta clara. La llegada del rey James a su estado natal convierte automáticamente en favoritos al anillo a unos Cavs que deambularon la temporada pasada por la NBA. Además de la vuelta de Lebron los Cavs obtuvieron la primera elección en el pasado Draft, siendo la primera franquicia en repetir dos años consecutivos esa privilegiada posición en el Draft. La salida de Lebron rumbo a Miami dejó desolada una franquicia que lo único que pudo hacer es obtener grandes jugadores procedentes de la NCAA. Curiosamente muchas de esas elecciones han ido evolucionando en su juego, convirtiéndose en realidades dentro de la NBA, hablamos de jugadores como Irving, Tristan Thompson, o Dion Waiters.

La llegada de Lebron a cualquier franquicia hace que grandes estrellas tengan como prioridad acompañar a este jugador puesto que es garantía de opción de luchar por el anillo. Desde el primer momento el jugador elegido fue Kevin Love, cansado de remar sólo en Minnesota decidió apostar firmemente por su salida rumbo a los Cavs. El traspaso no era sencillo, ¿Cómo hacer posible la llegada de uno de los mejores centers de la NBA, y que encima está en su último año de contrato? Sencillo, lo primero no retener a Luol Deng, quien además estaba a disgusto dentro de la franquicia, y la segunda deshacerse de los dos últimos número uno del draft, Anthony Bennett, y Andrew Wiggins, quienes han puesto rumbo a la fría Minnesota. La columna vertebral por fin estaba formada por Kyrie Irving, Lebron James, y Kevin Love. Este trío por si solo es capaz de aspirar a grandes cotas esta temporada. La renovación de los Cavs ha sido tan profunda que el banquillo también ha cambiado de inquilino, Mike Brown deja el puesto a David Blatt, procedente del actual campeón de la Euroliga, Maccabi Electra. La filosofía de juego difiere del de su predecesor, algo que los aficionados de los Cavs agradecerán.

No sólo del trío Irving-James-Love vivirán estos Cavs. La solidez de este equipo en gran medida vendrá por el papel de Anderson Varejao en el plano defensivo. ¿Qué rol tendrán esta temporada Dion Waiters, y Tristan Thompson? El primero de ellos tiene aspiraciones personales de convertirse en jugador franquicia, estar relegado a un segundo plano puede suponer un revés a sus aspiraciones, siendo además éste un año clave para obtener un gran contrato la próxima campaña. Tristan Thompson parece que tendrá un mayor protagonismo, y su compromiso con el equipo parece mayor que el de Waiters. El papel de la rotación será clave, la figura del sexto hombre recaerá sobre el veterano Shawn Marion, procedente de Dallas. La presencia del veterano Haywood dará minutos de descanso de calidad a Varejao. Y aún puede quedar la guinda al pastel, ¿Llegará Ray Allen a Cleveland en busca de su tercer anillo?.

¿Conseguirá Lebron James reinar la NBA en la franquicia de su estado natal? El gran sueño del mejor jugador de la liga se cimenta sobre unas bases que permiten soñar a sus aficionados con que esta vez sí se conseguirá el ambicioso objetivo.

DETROIT PISTONS: 29-53

La llegada de Stan Van Gundy como entrenador y jefe de operaciones de los Pistons la temporada pasada parecía que supondría un punto de inflexión en el errático rumbo que ha tenido esta franquicia en las últimas campañas. No hubo grandes movimientos este verano en los despachos, la única incógnita era saber si serían capaces de retener o no a Greg Monroe, el pívot accedió a continuar esta temporada en Detroit aunque todo apunta a que esta decisión tiene como final la salida al concluir esta temporada rumbo a una franquicia con mayores aspiraciones.

Podemos afirmar que esta plantilla cuenta con jugadores con mucho talento, nombres como los de Brandon Jennings, Josh Smith, el propio Monroe, o Andre Drummond así lo constatan. Talento y calidad son adjetivos asociados a estos jugadores pero también lo son adjetivos como indolentes, individualistas, y conformistas. La falta de ambición de muchos de ellos condenan las aspiraciones de esta franquicia. ¿La personalidad indomable de Van Gundy será capaz de sacar lo mejor de este grupo de jóvenes talentosos? O por el contrario, como ya ocurriese en el pasado, ¿Van Gundy quemará mentalmente a este grupo?

En el plano de las incorporaciones podemos destacar la llegada de DJ Agustine, Jodie Meeks, o Caron Butler. Claramente parece insuficiente para que los Pistons puedan aspirar alcanzar los playoff esta temporada. La irregularidad de este grupo es el principal reto al que se enfrenta Van Gundy, alcanzar la cifra de 35-40 victorias puede ser considerado como un objetivo ambicioso para este grupo.

MILWAUKEE BUCKS: 15-67

Parece complicado que esta temporada los Bucks repitan como peor equipo de la NBA. La llegada del rookie Jabari Parker procedente de Duke puede suponer un cambio en la dinámica de resultados negativa de la franquicia. Difícilmente serán capaces de luchar por acceder a playoff, pero el objetivo de doblar el número de victorias puede ser considerado como un éxito esta campaña. El entrenador Larry Drew fue despedido al concluir la temporada pasada, su sustituto es Jason kidd, procedente de los Brooklyn Nets.

Uno de los mayores fiascos dentro de la NBA es el de OJ Mayo, su talento no corresponde al rendimiento mostrado las últimas temporadas. Su nula implicación en la dinámica del equipo castiga a unos Bucks que esperaban que fuese la principal referencia del equipo. Ese paso adelante será asumido tanto por Parker como por el jugador de segundo año Antetokounmpo, ambos con un gran futuro en la NBA. Junto a ellos tratarán de revertir la dinámica negativa de resultados jugadores como Kendall Marshall, procedente de Lakers, o Bayless, procedente de Celtics. Más incógnita supone la figura de Ilyasova, Dadley, o Brandon Knight, todos ellos capaces de lo mejor y lo peor, pero sin un rendimiento estable a lo largo de la temporada.

Por Alex Senra del Cerro
Entrenador superior baloncesto
Analista NBA para JGBasket