La cerró su fase regular con una última jornada sin mucho en juego, en la que conocidos ya los descensos de Bilbao y Betis, quedaba por decidir la última plaza que daba acceso a los playoff, pero pronto se disiparon las dudas. El Iberostar salió lanzado en Sevilla y pronto encarriló su choque, logrando la victoria más amplia de su historia en la (62-109).

Con el billete conseguido por los tinerfeños para luchar por el título y los cuatro primeros puestos decididos –, Baskonia, Barça y Valencia–, quedaba por conocer la clasificación final de Herbalife, Andorra y . A priori, los que más fácil lo tenían para lograr el quinto puesto eran los malagueños que se enfrentaban a la Penya, mientras que sus rivales directos se medían al y Valencia, respectivamente.

Los de Plaza no cumplieron con la primera de las premisas, perdiendo ante un que ha acabado la liga como un tiro, sumando su octava victoria en diez partidos. Los verdinegros parecían desahuciados hace dos meses, pero su fe y su gran juego, liderados por un espectacular Laprovittola, les han permitido mantener un año más en la élite del baloncesto español.

La derrota de Unicaja la aprovechó el Herbalife para sellar el quinto puesto tras imponerse a un Real Madrid cansado y con muchas bajas, después de alzarse con la el pasado fin de semana. Laso tiró de canteranos, destacando el debut de Nakic y los buenos minutos de Pantzar. Por su parte, el MoraBanc logró, con su triunfo ante el Valencia, la mejor clasificación de su historia, finalizando en sexto lugar y llegando lanzado a la pelea por el título.

La última jornada sirvió también para despedir a dos clásicos de la ACB. Savané y Mumbrú ponían el punto y final a su carrera. El primero, tras quince temporadas en la liga española, se fue dejando una gran huella en todos los equipos que jugó, destacando por su compromiso, entrega y compañerismo, sin destacar en nada, pero haciendo de todo. Por su parte, el gran capitán del Bilbao, firmó un último partido espectacular con 26 puntos, pero seguramente esta haya sido la temporada más triste de las veinte que ha disputado en la élite, al no poder salvar a su equipo del descenso.

Sin mucho tiempo para pensar ni preparar los cruces, el domingo arrancan los playoffs con los duelos Real Madrid–Iberostar Tenerife, Baskonia–Unicaja y –MoraBanc Andorra. Para el lunes queda el choque entre el y el . Las cartas ya están sobre la mesa y no ha tiempo para despistes, el título está en juego.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete comunicación JGBasket

Foto: / Albert Martín