Recientemente se ha disputado el campeonato de España de selecciones autonómicas en categoría infantil y cadete y resulta curioso ver como cada vez son más los jugadores que, sobre todo en categoría femenina, a la hora de desplazarse con bote, cometen acompañamiento de balón y, contrariamente a lo que podría parecer, se pita menos que antes y se está siendo más permisivo en ese aspecto del juego.

El problema surge cuando se da con un árbitro que sí lo pita, porque no olvidemos que están cometiendo una violación, y el jugador no tiene otro recurso para subir el balón, ya que tiene asimilado ese gesto y es muy difícil corregirlo sobre la marcha, sintiéndose mucho más inseguros a la hora de botar el balón, lo que les hace perder confianza y les hace más vulnerables para la defensa.

Hay que recordar que el bote es legal siempre y cuando la mano no se sitúe por debajo del balón, pudiendo realizar el bote, incluso con la mano en posición vertical con respecto al suelo. Algunas de las situaciones en las que más se produce el acompañamiento están relacionadas con los cambios de mano y con los cambios de ritmo, el jugador se frena y suele acompañar el balón antes de volver a arrancar.

Por eso, es importante enseñar a los jugadores desde pequeños a botar con fuerza el balón, utilizando todo el brazo, extendiendo completamente el codo al igual que se hace en el gesto de pase o tiro, lo que le da mucha más potencia que si utilizamos solo la muñeca. El bote debe ser bajo y fuerte para que les permita tener un mayor control de balón,  al permanecer más tiempo en la mano.

Una vez que el balón impacte con el suelo, los dedos, que han de estar suficientemente separados, y las yemas amortiguan el impacto, facilitando el manejo de balón. Tenemos que tratar de evitar que utilicen la palma de la mano para controlar el bote, ya que les va a resultar más difícil ejecutar un bote fuerte y rápido.

Tenemos que estar pendientes continuamente de nuestros jugadores para que realicen correctamente el bote y conseguir que no cometan acompañamiento. Obvia decirle, pero es importante que trabajen el bote con ambas manos, ya que, en muchos casos, la infracción la suelen cometer con su mano menos dominante. Conseguir que nuestros jugadores boten bien con ambas manos, les hará, además de más completos, más independientes y mucho más peligrosos de cara al aro.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

(Visited 1 times, 4 visits today)