En muchas ocasiones hemos hablado del primer pase de contraataque, pero el paso previo para poder salir al contraataque es capturar el rebote defensivo o, en el caso de que haya canasta, sacar rápido de fondo para poder intentar sorprender al rival. Para ello, influyen varios elementos que vamos a detallar a continuación y que son igual de importantes.

El bloqueo de rebote resulta esencial. Parece obvio, pero el defensor siempre tiene que pensar, cuando se realiza un lanzamiento, que el tiro no va a entrar para poder hacer el trabajo de bloqueo de rebote, aunque luego sí entre, porque si conseguimos que nuestros jugadores lo tengan mecanizado, será un gran paso. Podemos meternos en detalles técnicos, pero, al principio, resulta mucho más fácil explicarles unas pautas sencillas. En primer lugar, hay que localizar al rival cuando el balón va por el aire, ya que es un error muy común que el defensor observe el balón en vez de su oponente, lo que puede provocar que el atacante se anticipe.

Una vez que esté localizado el oponente, el defensor debe ir hacia él y cerrarle el rebote, dándole la espalda y fijándole para crear un muro entre el atacante y el aro, adquiriendo una posición flexionada y equilibrada, con los brazos en alto para, una vez frenado el rival, ir a por el balón con confianza y ganas.

Tan importante es coger el balón como mantenerlo. No sirve de nada realizar un buen trabajo de bloqueo de rebote si una vez que el jugador tiene el balón lo pierde. De ahí que sea importante realizar un salto equilibrado con los dos pies y capturar el rebote con las dos manos, protegiendo el balón con el cuerpo. Una vez con el balón en su poder, el defensor tiene que tratar de darle una salida segura al balón.

Hay que enseñarles a pivotar, alejándose del rival para ofrecer un pase de apertura a un compañero. Cuando capturan el rebote suele haber mucho tráfico por la zona, así que pivotar hacia el rival o salir botando puede provocar una pérdida o que cometa una falta en ataque. El reboteador no debe tener prisa para soltar el balón, si ve que no puede dar el pase rápido, ha de esperar a jugar un mano a mano con su compañero o, cuando se ha despejado la zona, dar un bote para mejorar la línea de pase.

Para poder entrenar este aspecto del juego. Os proponemos un ejercicio sencillo que puede ser muy útil para trabajar el rebote y enseñar al reboteador a pivotar y dar salida al balón. Colocaremos dos filas en línea de fondo –una, con balón–, situadas a cada lado del tablero y una tercera, también en línea de fondo en el triple de la fila con balón.

El jugador con balón se coloca enfrente del tablero y lo lanza contra él para saltar a cogerlo. Una vez que lo lanza, el jugador de la fila colocada al otro lado del tablero, va a defenderle, tratando de evitar la línea de pase, teniendo el reboteador que proteger el balón y trabajar a base de pivotes para dar el pase a su compañero, que tendrá que realizar un trabajo previo de recepción. Una vez que 3 reciba, el defensor del reboteador irá a defenderle a la otra canasta.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: FIBA Photo

(Visited 1 times, 5 visits today)