Para los jugadores que empiezan en el baloncesto es mucho más fácil tirar a canasta que hacer una entrada, ya que esta requiere un mayor equilibrio, fuerza y coordinación. Les suele costar muchísimo tirar sobre un solo apoyo y acompasar los pasos con el agarre de balón. Por eso, cuando les enseñamos a entrar a canasta, hay que tener paciencia.

Lógicamente, tienen que saber cuándo entrar a canasta y que si van solos al aro puede resultarles más fácil anotar, ya que, normalmente, van a tirar más cerca y lo harán con la inercia de los pasos, pero, de primeras, no es sencillo. Por lo que hay que darles unas pautas iniciales sobre las que luego iremos introduciendo detalles y posibles correcciones. En primer lugar, cuando vayan solos al aro tienen que dar el menor número de botes posibles y no ir perpendiculares al tablero si van a acabar apoyándose en él, ya que les costará mucho más finalizar que si abren un poco de ángulo para encontrar mejor el tablero.

El tema de los pasos, gracias a la introducción del paso 0, ha facilitado mucho el aprendizaje en etapas de formación, les permite un mayor control a la hora de entrar a canasta. Hay que insistirles en que tienen que coger el balón para saltar y no al revés. Podemos indicarles, porque les va a resultar más sencillo, que el paso 0 lo realicen con el pie contrario a la mano con la que quieren finalizar, es decir, si entran a canasta por la derecha sería: izquierdo (paso 0), derecho (paso 1) e izquierdo (paso 2).

Es importante que marquen bien los pasos y ganen espacio longitudinal o lateralmente y, en el último paso, que el salto sea vertical hacia la canasta, ya que si dan el salto también horizontal, van a tener que controlar la fuerza que le dan al balón porque la inercia les lleva a irse hacia delante, perdiendo el equilibrio y acabando más allá de la canasta.

Otro asunto básico a tratar es el de la mano con la que finalizar. Los entrenadores les insistimos a los jugadores que cuando entren a canasta por la derecha, tiren con la derecha, mientras que si lo hacen por la izquierda, lo hagan con la mano izquierda. Por supuesto, a los jugadores les va a costar terminar con su mano no dominante, pero hay que conseguir que sean lo más completos posible, pudiendo ampliar sus recursos, terminando con ambas manos.

No está de más explicarles el motivo por el que tienen que tirar con una mano u otra y eso tiene que ver con el defensor, ya que para dificultarle las cosas, tienen que finalizar con la mano más alejada a él y lo normal es que el defensor esté colocado en el camino entre el aro y el atacante. Por eso, es bueno que en los ejercicios que hagamos, vayamos introduciendo también defensores, para que vean las dificultades que les pueden generar, así como para entender que si el defensor viene por el exterior, lo idóneo es que finalicen con la mano más alejada, lo que implica que si están entrando por la izquierda, lo hagan con la derecha, aunque hayan estado entrenado lo contrario. Han tomado la decisión correcta y no hay que reñirles por ello.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Recomendado por tu interés:

(Visited 1 times, 1 visits today)