Muchas veces damos por supuesto detalles que el jugador debe conocer, pero que, a lo mejor, nadie le ha explicado y desconoce. En el caso del bote, hay una serie de pautas que trataremos de explicaros de la manera más sencilla y que os facilitarán mucho lograr tener un buen control del balón.

En primer lugar hay que hacer ver al jugador que para avanzar por el campo con balón tiene que botar, pero no de cualquier manera. Cuanto más tarde el jugador en asimilar una correcta ejecución de los gestos, más difícil le será corregirla. Para ello, en este caso, lo primero que hay que enseñarle es que tiene que botar y hacerlo con una sola mano, no puede apoyar las dos manos a la vez sobre el balón. Para ello, es bueno que empiecen botando lo más alejado posible de la otra mano, ya que luego también les servirá para no hacerlo delante del cuerpo y tropiecen con el balón cuando quieran avanzar.

Lógicamente, si van mirando el balón no pueden ver lo que pasa en la cancha. Por eso, hay que buscarles una distracción para que no lo miren y sean capaces de avanzar sin hacerlo. Cualquier elemento que introduzcamos en la otra mano, además de hacer que solo boten con una mano, les mantendrá distraídos y dejarán, poco a poco, de mirar el balón. Desde pelotas de tenis, pasando por un globo o un aro, todo es bueno para trabajar. Pueden ir lanzándolo y cogiéndolo con la mano que no bota, lo que les hará estar pendientes de ello. También se puede trabajar por parejas, haciendo que mientras botan, con la otra mano se pasan el globo, el aro o la pelota de tenis.

Otro de los problemas es que cuando boten, lo hagan delante del cuerpo y un poco adelantado si tratan de avanzar. Para conseguirlo es bueno trabajar con dos balones. Claro que al principio les costará y perderán muchas veces el balón, pero para mejorar tienen que saber que no pasa nada porque se les escapen los balones. El bote con dos balones es muy bueno para obligarles a botar a un lado del cuerpo y no delante de este, ya que si lo hacen, ambos balones chocarán y saldrán disparados, lo que les hará tratar de distanciarlos.

Son algunos consejos sencillos con los que los jugadores pueden ver al instante lo que sucede si no realizan correctamente el bote, ya que los balones chocarían si no botan a los lados del cuerpo o si van mirando el balón mientras lanzan, por ejemplo, una pelota de tenis, esta se caería.

Por último, una de las cosas que más les cuesta son los cambios de mano, porque por defecto boten con la mano en la parte superior del balón y es muy normal que cuando intentan los cambios de mano, en vez de que el balón vaya de una mano a otra, lo que sucede es que el balón bota en el mismo sitio y son las manos las que cambian. Por eso, es bueno explicarles “la teoría del cubo”, haciéndoles ver que el balón tiene seis caras y que pueden utilizar cinco de ellas para jugar al baloncesto. La única que no podrían emplear es la parte posterior del balón, ya que al apoyar el balón en la palma de la mano, harían manejo.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

(Visited 1 times, 2 visits today)