Ante la falta, como en otras ediciones, de espectáculo en las gradas, los focos se centran exclusivamente en la pista. Y los cuartos de final no han defraudado, dejando un gran espectáculo ofensivo, aunque está claro que el que se quiera llevar esta Copa tendrá que subir sus prestaciones defensivas.

La primera semifinal medirá al Real Madrid y al Lenovo Tenerife. Los blancos, a pesar de las bajas, siempre son claros candidatos y saben competir y, lo más importante, ganar. En el cruce de cuartos, dejaron en la cuneta a uno de los equipos más en forma actualmente, el Valencia Basket y lo hicieron con solvencia, con unos primeros veinticinco minutos espectaculares que les hicieron superar los veinte puntos de ventaja, gracias a la actuación estelar de Thompkins y Deck –23 puntos cada uno–. Los taronjas lo intentaron y remaron para acercarse en el marcador, pero les faltó esa última jugada que les acabase de meter de lleno en el choque, echando mucho de menos el acierto de Prepelic, que acabó desquiciado y con un pobre porcentaje de tiro.

No lo tendrán fácil los de Laso ante el Tenerife. En la mejor temporada de su historia, los aurinegros quieren seguir soñando tras eliminar al San Pablo Burgos. En el duelo entre los dos últimos campeones de la Copa Intercontinental, los laguneros fueron muy superiores a su rival, dominando el encuentro al ritmo que marcaban sus dos bases –Huertas y Fitipaldo–. No pudo ser para los burgaleses, que tendrán que esperar a otra edición para lograr su primera victoria copera.

Baskonia y Barça pelearán por el otro puesto en la final. Los vitorianos, muy irregulares durante toda la temporada, capaces de lo mejor y lo peor, pasaron por encima del Joventut que, aunque lo intentó hasta el final, fue incapaz de frenar el caudal ofensivo de los de Ivanovic, con Peters, Polonara, Giedraitis y Henry como estandartes, dejando claro que no han venido a Madrid de turismo.

Los de Jasikevicius sufrieron de lo lindo en el choque, a priori, más desequilibrado de esta Copa y tuvieron que remontar para acabar imponiéndose en la prórroga. Los malagueños, que llegaban con una victoria en sus últimos once partidos, salieron muy enchufados y, con un gran Brizuela –33 puntos–, empezaron a abrir brecha en el electrónico (15-29). Saltaba la sorpresa, pero el Barça, liderado por Higgins y Calathes, encarriló el rumbo e igualó el choque. En el último cuarto, cualquier pudo ganar, pero cuando más cerca lo tenían los azulgranas, una canasta de Abromaitis sobre la bocina mandaba el partido a la prórroga. Ahí, el Barça fue superior y consiguió sacar adelante un duelo que se le puso muy cuesta arriba.

Cuartos de final

Lenovo Tenerife, 87–Hereda San Pablo Burgos, 76

Real Madrid, 85–Valencia Basket, 74

TD Systems Baskonia, 96–Joventut de Badalona, 87

Barça, 103–Unicaja, 93

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: ACB Photo

[Visitas 9, visitas totales web 629719]