Defensa a jugador sin balón: Primeros pasos.

Cuando se empieza a trabajar la defensa desde pequeños, solemos comenzar por situaciones de 1c1 con defensa a un jugador con balón para que les resulte más sencillo asimilar el emparejamiento. Es lógico, ya que los defensores van a tener tendencia a ir a por el balón, independientemente del número de jugadores que participen. En este artículo nos centraremos en los primeros pasos a seguir en la defensa al jugador sin balón.

Tenemos que hacer ver a nuestros jugadores que aunque la prioridad es el balón y tienen que estar atentos a él, hay más jugadores que no lo tienen y a los que hay que prestar también atención, teniendo cada defensor, un jugador asignado, porque aunque la defensa es un ejercicio colectivo, parte de una responsabilidad individual.

Es importante darles unas pautas claras y sencillas, haciendo hincapié en marcarles desde el principio cómo tienen que estar colocados con respecto al balón y a su atacante. Es un problema común que se ve, con frecuencia, en categorías de formación, con el defensor mal orientado, lo que facilita la circulación de balón y los cortes a canasta, provocando situaciones de ventaja.

Lo mejor para que empiecen a asimilar conceptos de la defensa sin balón, es trabajar en situaciones de 2c1. El defensor está cerca de su atacante sin perder de vista el balón, a nuestra orden, el jugador con balón ataca el aro y el defensor tiene que ir a ponerse delante de él, porque, en ese momento, el más peligroso es el jugador con balón.

Cuanto más lejos esté el balón del atacante, más lejos tiene que estar su defensor, mientras que si el balón se acerca, el defensor se va acercando con él, orientando su cuerpo. El objetivo es que el defensor salga a parar el balón, tratando de que no pierda de vista a su defensor y, sobre todo, que no le dé la espalda por mirar al jugador con balón.

El siguiente paso sería trabajar 2c2 con unas premisas claras, además de no perder de vista al jugador con balón y a su atacante, es importante que interioricen que si el balón o su atacante se desplazan, él también lo tiene que hacer. Es recomendable que vayamos introduciendo el uso de los brazos para poder dificultar la circulación de balón. Hay que tener mucha paciencia porque, probablemente, el defensor sin balón en algunas ocasiones esté muy pendiente de su defensor y si el jugador con balón se escapa de su defensor, este vaya solo a canasta sin que nadie le frene, mientras que, en otras situaciones, salte al balón cuando no toque y deje solo a su jugador.

Por último, podemos complicar el trabajo defensivo en situaciones de 2c2, dando una ligera ventaja al ataque. El entrenador nombra a uno de los defensores, que tiene que ir a pisar la línea de banda más cercana, dejando una superioridad momentánea al ataque y obligando al defensor que queda a decidir en función de si el atacante que queda libre tiene o no balón.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Profundiza más en la defensa de baloncesto:

Publicado 21 Marzo 2021 a las 23:11

[Visitas 149, visitas totales web 501202]