Cuando cada punto costaba sangre, sudor y lágrimas. Rómulo Aguillaume demostró su sangre fría, talento y determinación generando esta preciosa acción de tiro y anotando un maravilloso triple.