Se acabó la preparación rumbo a Eslovenia y la selección ha empezado a perfilar su juego de cara al Eurobasket. Con ocho victorias en ocho partidos, los de Orenga llegan invictos y dejando algunos destellos de lo que pueden demostrar en el Europeo.

Para empezar, Marc Gasol ha demostrado estar por encima del resto. Con una superioridad que recuerda al mejor Sabonis en algunas situaciones, sobre todo, en su visión de juego y esa forma característica de coger el balón con una mano y dar el pase. En la NBA ha sido el mejor defensor, pero aquí también ha demostrado ser el referente ofensivo y, cuando se le ha necesitado, sobre todo ante Francia, ha dado el callo en ataque. Su nivel de juego marcará, a buen seguro, el resultado de España en la competición.

Las ausencias en el juego interior (Ibaka, Pau Gasol, Reyes), donde podemos contar también la de Mirotic aunque está por ver si algún día vestirá la camiseta de España, han sido el mayor quebradero de cabeza del cuerpo técnico. Tras muchas pruebas, en las que Claver desempeñó un papel protagonista inicialmente, parece que Aguilar ha sido el que mejor ha respondido en los test y se perfila como una de las grandes sorpresas. Aún así, con quien más a gusto se encontró en cancha el pequeño de los Gasol ha sido con Germán Gabriel. La capacidad de pase y el buen tiro de tres del nuevo pívot del Bilbao le han posibilitado muchos espacios en la pintura, facilitándole su juego.

El puesto de “3” también ha generado muchas posibilidades. San Emeterio, que empezó siendo el último alero en la rotación, ha superado con su ímpetu a Mumbrú (con problemas de lesiones) y Claver, que sigue buscando su sitio idóneo en el equipo, y puede ser el primer recambio de Rudy, ya que todo apunta a que será el alero titular.

Donde más dudas tiene el seleccionador nacional es en los puestos de base y escolta. La calidad de los cuatro jugadores que pueden ocupar esa posición (más Rudy) es un bendito problema para Orenga que tiene una gran variedad táctica. Lo que está claro es que Llull no jugará nunca como único base, aunque eso no quita que pueda subir el balón en alguna situación concreta. Además, todo apunta a que Calderón participará muchos minutos de escolta.

Difícil papeleta tiene el técnico español en el puesto de base a la hora de decidir entre Sergio Rodríguez y Ricky. Chacho -para mí un peldaño por encima de su compañero- sigue en estado de gracia en el tiro y con él, España juega alegre y desinhibida. Sin embargo hay que reconocer que Rubio le da otra intensidad al equipo en defensa y hace jugar a sus compañeros. Una competencia sana entre dos grandes jugadores que pueden aportar mucho a esta selección.

Tampoco es descartable que jueguen hasta tres pequeños, situación que ya se dio durante algunos minutos en los partidos preparatorios con Ricky, Calderón y Llull. En definitiva, muchas variantes, pero un solo objetivo, reeditar el título de las dos últimas ediciones. El 4 de septiembre empieza lo bueno.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista y entrenador superior baloncesto
Analista Eurobasket para JGBasket

Foto  Alberto Nevado FEB.

[Visitas 16, visitas totales web 557561]