España cierra la segunda ventana con un pleno de victorias y con la clasificación matemática para la siguiente fase, dando un paso de gigante para lograr el ansiado objetivo de disputar el Mundial de . Además, los españoles aprovecharon la de Eslovenia en Bielorrusia para sacar ya dos triunfos a los actuales campeones de Europa.

Sin casi tiempo para retoques después del duelo del viernes en Minsk, la selección española saltó al pabellón Príncipe Felipe con las muy claras y con la intención de no pasar apuros ante Montenegro. Un parcial de 18-6 con tres triples de Quino Colom, de nuevo uno de los más destacados de esta España (11 puntos, 5 rebotes y 9 asistencias), parecía encarrilar el duelo, pero los montenegrinos no se rindieron y liderados por Nikolic recortaron la renta.

En el segundo cuarto, a pesar del acierto de los españoles desde el (12/25) y de que Pablo Aguilar recuperase su mejor versión (16 puntos), un lanzamiento de tres de Popovic ponía, a falta de tres minutos para el descanso, el empate en el marcador. Lejos de ponerse nerviosos y que les afectase la , los pupilos de Scariolo pusieron una marcha más y se fueron al descanso con una cómoda ventaja (46-39).

Tras el descanso, una fina línea separaba la ruptura decisiva del partido, con España mandando por encima de los diez puntos, pero sin acabar de dar ese zarpazo final, en parte porque Montenegro seguía remando. Aún así, parecía que la estocada definitiva estaba cerca y llegó mediado el último cuarto con un triple de Vidal y un mate de Arteaga que ponía el +18 en el electrónico (73-55).

De ahí al final, los de Scariolo se relajaron y permitieron a los montenegrinos maquillar un partido en el que, desde el principio, dio la sensación de que la selección ganaría cuando se lo propusiese. España cumplió y las cuentas salen, cuatro de cuatro y a esperar a la ventana de finales de junio, en la que el combinado nacional ya podrá contar con los jugadores de Euroliga y NBA.

 

Por
Periodista deportivo y superior de
Gabinete técnico JGBasket

Foto: