Metidos de lleno en la lucha por las medallas, ahí está España. Por el camino han quedado grandes favoritos como Eslovenia, Grecia o Serbia, pero los de Scariolo, haciendo un ejercicio de supervivencia han demostrado que, a pesar del gran cambio experimentado en la plantilla, el gen competitivo no lo han perdido y, llegados a este punto, son candidatos a todo.

No empezó bien el partido para España, los finlandeses seguían en una nube y, con un primer cuarto para enmarcar, se fueron 11 puntos arriba (19-30), con Markkanen viendo pasar a diferentes defensores incapaces de pararle y con Lorenzo Brown mucho menos acertado que en octavos. El segundo cuarto, por desgracia para los intereses de España, continuaba por la misma senda. A falta de tres minutos, Finlandia lograba la máxima renta (33-48) y los españoles, lejos de bajar los brazos, con varias acciones de garra de Garuba y Juancho, lograron llegar al descanso por debajo de los diez puntos.

Había mucho que mejorar en la segunda mitad. Y en un abrir y cerrar de ojos, un parcial de 10-1 metía de nuevo a España en el choque. Con una exhibición ofensiva de Brizuela y Willy –14 y 27 puntos, respectivamente–, los de Scariolo le habían dado la vuelta al marcador en solo un cuarto y afrontaban los últimos diez minutos con 6 puntos arriba (73-67). Finlandia no quería darse por vencida y hacía la goma intentando mantenerse el partido, pero ahí emergió la figura del capitán, Rudy, que había “abroncado” a sus compañeros en el descanso, con un par de robos y dos triples consecutivos, clasificó a los suyos para las semifinales, demostrando que la ilusión no entiende de edad.

El último escollo de España para pelear por el oro será Alemania. Germanos y griegos ofrecieron una oda al baloncesto ofensivo en la primera parte (57-61), pero en la segunda mitad, conscientes de que ese ritmo no les beneficiaba, los alemanes asfixiaron a Antetokounmpo y empezaron a fraguar su victoria de la mano de un gran Schröder y un imperial Theis –13 puntos y 16 rebotes–. Los últimos diez minutos lejos de ver la remontada helena sirvieron para certificar la victoria de los anfitriones, que pisaron el acelerador, llegando a superar la veintena de puntos de ventaja (103-82), y desquiciando a un poco acompañado –solo Larentzakis colaboró en ataque– Antetokounmpo, que acabó con 31 puntos y descalificado por dos antideportivas.

La otra semifinal enfrentará a Francia y Polonia. A los galos se les está poniendo de cara el Eurobasket, han estado en los dos cruces, prácticamente, eliminados, pero supieron salir a flote y situaciones así, con un punto de suerte, son esenciales en este tipo de campeonatos para salir vencedor, ya que te permiten pasar de ronda incluso en un día malo.

El guion fue el mismo que en octavos ante Turquía y con el mismo desenlace después, nuevamente, de forzar la prórroga. El héroe fue Heurtel que no solo forzó el tiempo extra sino que mantuvo a flote a su equipo y acabó rematando el triunfo, arrebatándole ese honor a Fontecchio que, pese a su gran partido, falló los dos tiros libres que hubiesen certificado el pase italiano.

La gran sorpresa fue la eliminación de Eslovenia, actual campeona, a manos de Polonia, que hizo una primera parte casi perfecta y que sufrió de lo lindo después de llegar a dominar hasta por 22 puntos (36-58) antes del descanso. Un espectacular Ponitka –26 puntos, 16 rebotes y 10 asistencias– lideró a una selección, que veía como toda su ventaja se esfumaba en un tercer cuarto (24-6) en el que no vieron aro.

Doncic, mermado físicamente, lideraba la remontada con el apoyo de Dragic y Prepelic. El partido había cambiado radicalmente y todo apuntaba a que a los polacos se les había acabado la energía y el acierto y hasta ahí habían llegado, pero un parcial –liderado por Slaughter– de 2-14 mediado el último periodo, unido a la eliminación por faltas de la estrella eslovena. El partido parecía sentenciado, pero no. Aún quedaba un giro más y un parcial de 7-1 en los últimos segundos le dio la oportunidad a Eslovenia de empatar con un triple a la desesperada de Prepelic que buscó la falta y no la encontró.

Octavos de final

Turquía, 86–Francia, 87

Eslovenia, 88–Bélgica, 72

Alemania, 85–Montenegro, 79

España, 102–Lituania, 94

Ucrania, 86–Polonia, 94

Finlandia, 94–Croacia, 86

Serbia, 86–Italia, 94

Grecia, 94–República Checa, 88

Cuartos de final

España, 100–Finlandia, 90

Alemania, 107–Grecia, 96

Francia, 93–Italia, 85

Eslovenia, 87–Polonia, 90

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: FIBA Europa

[Visitas 39, visitas totales web 556897]