La igualdad fue la nota predominante en los octavos de final del Eurobasket. Aunque sobre el papel podía parecer que había selecciones muy superiores, en la cancha se igualaron las fuerzas y solo Eslovenia, que sudó de lo lindo hasta el último cuarto para doblegar a Bélgica, venció por más de diez puntos de diferencia.

España, pero, sobre todo, Scariolo, volvió a demostrar que el equipo está por encima de los jugadores y, a pesar de un cambio de ciclo que se preveía duro, ya están otra vez en cuartos de final, batiendo un récord que hasta ahora compartían con la URSS al pisar esta ronda durante 21 EuroBasket consecutivos. Se sabía que la tarea iba a ser difícil, pero esta selección está acostumbrada a superar grandes retos y este, lo fue. Era el día para que algunos jugadores diesen un paso al frente y vaya si lo hicieron. Además de los Hernangómez y Rudy, siempre Rudy a pesar de sus molestias en la rodilla, fue el día de Lorenzo Brown. Muchos de sus críticos, seguro que se subieron al carro de un base que dirigió a la perfección –8 asistencias– y anotó cuando España no encontraba otra vía –28 puntos, 12 en la prórroga–.

Lituania llevaba el peso del duelo y llegó a dominar, mediado el tercer cuarto, por 11 puntos (47-58). España no era capaz de recortar distancias y Scariolo empezó a recurrir a diferentes variantes defensivas, que comenzaron a colapsar el ataque lituano hasta darle la vuelta al marcador. España tenía el partido en su mano, pero un palmeo de Brazdeikis forzó la prórroga. La selección pudo sentenciar en el tiempo extra (95-88), pero dos triples rivales volvían a apretar el marcador hasta que los españoles a base de cabeza, corazón y defensa –inconmensurables Garuba y Alberto Díaz– sentenciaron el partido desde el tiro libre.

El rival en cuartos es la sorprendente Finlandia, pero no porque se haya clasificado sino por el campeonato que está haciendo. Croacia se las prometía muy felices, pero Markkanen –43 puntos– les aguó la fiesta. España tendrá que estar muy atenta al juego exterior finlandés, teniendo como referente a un viejo conocido por los aficionados de la ACB como Sasu Salin.

El primero de los cruces ya había sido un preludio de lo que estaría por llegar. Francia estaba a punto de claudicar ante Turquía y cosechar un estrepitoso fracaso cuando los de Ataman tiraron el partido. Con dos arriba y 12 segundos por delante, los turcos tenían dos tiros libres y posesión, no anotaron ninguno de los dos y perdieron el balón, dándole a Gobert la oportunidad de empatar el partido con un mate sobre la bocina. En la prórroga, aún tendría la última posesión para llevarse el duelo, pero fueron incapaces de tirar a canasta, perdiendo, nuevamente, el balón.

Los franceses se medirán en cuartos a una Italia, que dio la gran sorpresa de la jornada al eliminar a Serbia, invicta y primera de su grupo. Jokic –32 puntos y 13 rebotes– y Micic –16 puntos y 8 asistencias– no fueron suficientes para acabar con los de Pozzecco –un auténtico espectáculo en la banda–, que tuvieron en Melli y Spissu, muy acertado desde el triple (6/9), a sus referentes ofensivos, muy bien secundados por Fontecchio o Polonara.

Uno de los partidos más atractivos será el que mida a Alemania y Grecia. Dos equipos muy en forma y favoritos a las medallas desde antes del comienzo de la competición. Los germanos se dejaron llevar en la segunda mitad ante Montenegro y a punto estuvieron de llevarse algo más que un susto después de ir ganando por 27 puntos. Por su parte, Antetokounmpo tuvo que exprimirse al máximo para derrotar a un combativa República Checa.

El último de los choques será el que enfrente a Eslovenia contra Polonia, que eliminó a Ucrania. A priori, es el más desequilibrado de los cruces, pero visto lo visto, no hay que subestimar a ningún rival porque las sorpresas están a la orden del día. Doncic quiere seguir haciendo historia y todo empieza por eliminar a los polacos.

Octavos de final

Turquía, 86–Francia, 87

Eslovenia, 88–Bélgica, 72

Alemania, 85–Montenegro, 79

España, 102–Lituania, 94

Ucrania, 86–Polonia, 94

Finlandia, 94–Croacia, 86

Serbia, 86–Italia, 94

Grecia, 94–República Checa, 88

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: FIBA Europa

[Visitas 134, visitas totales web 508206]