España puso el colofón a un campeonato de ensueño logrando la medalla de oro en el Eurobasket de los nombres propios –Doncic, Jokic, Antetokounmpo–, pero en el que se impuso el colectivo. Un grupo capitaneado por Scariolo, que sacó el máximo rendimiento a cada uno de sus jugadores, asumiendo cada uno su rol a la perfección, y sumando el cuarto campeonato de Europa para la selección.

Al igual que en la mayoría de los cruces, los españoles no partían como favoritos y, desde el banquillo, tenían que volver a tirar de ingenio y táctica para sorprender al rival. En esta ocasión, la salida de Jaime Fernández –prácticamente inédito en los tres partidos anteriores– en el quinteto titular fue el primero de los envites ganados por Scariolo. El nuevo fichaje del Lenovo Tenerife respondió con creces y se multiplicó en defensa y en ataque –5 puntos, 3 robos y 1 asistencia– en los primeros siete minutos para dirigir el primer arreón español (18-7), con Willy –14 puntos y 8 rebotes– dominando la pintura y cargando de faltas a Gobert.

Ni los más optimistas podían imaginar lo que estaba por llegar. Se esperaba la reacción francesa, pero, por el contrario, emergió la figura de Juancho Hernángomez que, con seis triples sin fallo, disparó a España (47-26, a falta de dos minutos) y desarboló a los galos que no encontraban huecos ante la actividad defensiva de los de Scariolo. Pero en el Eurobasket de las remontadas imposibles, los galos pusieron la primera piedra, de la mano de Fournier –el mejor de su equipo con 23 puntos–, con un parcial de 0-11.

España, después de una primera mitad casi perfecta, dominaba, aunque con la sensación de que había dejado a Francia con vida. Así fue. Con Heurtel dirigiendo y Yabusele ejecutando, los de Collet se colocaron a tres puntos (49-46). Tocaba volver a empezar y ver cómo afectaba a los españoles el haber perdido esa renta tan importante. La respuesta fue contundente, este grupo, capaz de sobreponerse a todas las adversidades, no iba a perder su oportunidad de hacer historia. Con Lorenzo Brown repartiendo juego –11 asistencias– y Garuba cerrando el aro, el equipo recuperó la tranquilidad y el acierto para afrontar el último cuarto con nueve puntos de renta (66-57).

Diez minutos para culminar un sueño. Estaba claro que Francia no se iba a rendir, pero los españoles no les dieron opción. Scariolo volvió a poner juntos en pista, después del buen resultado que le dio ante Alemania, a Lorenzo Brown y Alberto Díaz para controlar el partido y le volvió a salir perfecto. Entre ambos anotaron diez puntos consecutivos, con un triple del base malagueño, que se ha consagrado en esta competición, para certificar el oro (85-70). España era campeona, con una exhibición coral, personificada en la figura de Juancho –27 puntos– y MVP de la final. Mientras, su hermano Willy fue nombrado MVP del Eurobasket, compartiendo quinteto ideal con Lorenzo Brown, Giannis Antetokounmpo, Dennis Schröder y Rudy Gobert.

Octavos de final

Turquía, 86–Francia, 87

Eslovenia, 88–Bélgica, 72

Alemania, 85–Montenegro, 79

España, 102–Lituania, 94

Ucrania, 86–Polonia, 94

Finlandia, 94–Croacia, 86

Serbia, 86–Italia, 94

Grecia, 94–República Checa, 88

Cuartos de final

España, 100–Finlandia, 90

Alemania, 107–Grecia, 96

Francia, 93–Italia, 85

Eslovenia, 87–Polonia, 90

Semifinales

Polonia, 54–Francia, 95

Alemania, 91–España, 96

Tercer y cuarto puesto

Alemania, 82–Polonia, 69

Final

España, 88–Francia, 76

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: FIBA Europa

[Visitas 122, visitas totales web 508008]