El Barça acabó la primera vuelta de la Euroliga como líder en solitario con un gran balance de quince victorias y dos derrotas. Aunque los números son incontestables, los azulgranas han sufrido de lo lindo para poder conseguir este gran registro, con victorias agónicas en las canchas de Efes, Fenerbahçe y Panathinaikos y una remontada histórica en la última jornada ante UNICS, consiguiendo forzar la prórroga y llevarse el choque después de ir veinte puntos abajo en el último cuarto.

Pisándole los talones a los de Jasikevicius, a una sola victoria, se encuentra el Real Madrid. Laso ha conseguido encajar a la perfección a sus nuevos fichajes, logrando aumentar su nivel defensivo y, a pesar de no contar con un tirador puro, está implicando a todos sus jugadores en ataque, con el extra de contar con el mejor juego interior de la competición con Tavares y Poirier. En el último choque, los madridistas hicieron un ejercicio de supervivencia, con solo seis jugadores de la primera plantilla, para imponerse en un soberbio duelo al CSKA.

En tercer lugar, se encuentra el sorprendente Olympiacos. Los de Bartzokas, sin hacer mucho ruido, han ido acumulando victorias gracias a su defensa y al acierto ofensivo de Tyler Dorsey y de un Sasha Vezenkov, que sigue creciendo año tras año, convirtiéndose en una de las estrellas de la competición. El que ya no es una sorpresa que esté entre los mejores de la Euroliga es el Zenit, los rusos, bien dirigidos por Xavi Pascual, saben reforzarse bien todos los veranos y conseguir, poco a poco, asentarse en la élite e ir dando pasitos para pelear por el título.

Los cuatro últimos puestos que dan acceso a los playoff están ocupados por Armani Milán, un gran equipo que empezó lanzado, pero que en el último mes y medio se ha deshinchado y cosechado cinco derrotas –cuatro de ellas consecutivas– en siete partidos; el no menos sorprendente UNICS Kazan, que está yendo de menos a más de la mano de un gran Mario Hezonja; CSKA Moscú, a los que nunca hay que descartar, no solo por plantilla sino también por su alto nivel competitivo y su experiencia en la competición; y, por último, Anadolu Efes, el actual campeón, a pesar de mantener el bloque, no está encontrando una regularidad en su juego y todavía le pesan las cuatro derrotas consecutivas con las que abrió esta Euroliga.

En cuanto al tercer representante español, Baskonia, está pagando la marcha de sus jugadores clave. Todos los veranos tienen que rearmarse ante la marcha de sus estrellas al no poder competir con los contratos que les ofrecen otros clubes continentales. Los vitorianos, con la llegada de Neven Spahija, esperan darle la vuelta a la situación e ir cosechando triunfos que les permitan escalar en la clasificación y no perder las opciones de aspirar a estar entre los ocho mejores.

Está claro que todavía queda mucho y, más viendo cómo puede ir afectando, de nuevo, el COVID a las plantillas, sobre todo, viendo la igualdad que existe y que hace que cualquier equipo pueda llevarse la victoria a un partido, aunque lo más normal es que la lógica acabe imponiéndose y, sin descartar alguna sorpresa, los grandes clubes terminen clasificándose entre los ocho primeros. Lo importante es ir sumando victorias y conseguir finalizar entre los cuatro primeros para obtener el factor cancha en el cruce de cuartos, ya que el rival, independientemente de la clasificación, será un duro obstáculo.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: Euroleague.net

[Visitas 52, visitas totales web 575917]