El sábado 5 de octubre, a las 12.00 horas, tendrá lugar en el polideportivo de la Universidad Europea de Madrid, la presentación del libro Fernando Martín. Instinto ganador, escrito por Javier Balmaseda. El acto, que servirá de homenaje al baloncestista español, contará con la presencia de su hermano Antonio y de compañeros de equipo como Chechu Biriukov, Rafa Rullán o Indio Díaz, además de árbitros de la época como Mateo Ramos o Antonio Ballesteros.

Paralelamente, se inaugurará la exposición Fernando Martín, el pionero del baloncesto español, que contará con material recopilado del ex jugador del Real Madrid  y que se podrá visitar hasta el 20 de diciembre. El autor invita a todas aquellas personas que admiren a Antonio Martín o que quieran saber más sobre su figura, a que el sábado se pasen por las instalaciones de la Universidad Europea para disfrutar de un homenaje a una persona única e irrepetible. En JGBasket hemos tenido la oportunidad de charlar con Javier Balmaseda, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, para conocer algunas de las claves del libro.

¿De dónde le viene la pasión por el baloncesto y, en concreto, por Fernando Martín?

Aunque resulte curioso, yo no he jugado nunca al baloncesto, mi deporte ha sido el balonmano, pero soy un loco de todos los deportes, me gusta verlos por la tele y me enganché al baloncesto a finales de los años 80 con aquellos partidos de la Copa de Europa y los Torneos de Navidad. Al empezar a meterme de lleno en el mundillo del baloncesto de aquella época, me doy cuenta, al revivir mis años de juventud, de que hay una figura que me llama la atención por encima del resto, Fernando Martín. Con motivo del 25 aniversario de su fallecimiento, Conexión Vintage en Teledeporte, emite un reportaje sobre su figura y ahí es cuando empiezo a indagar.

¿Cómo se gestó el libro?

Me empiezo a meter en colaboraciones con webs y a raíz de hacer algunas entrevistas, me empieza a picar la curiosidad y le propongo a Javier Rodríguez, director de Planetacb.com una especie de homenaje a Fernando Martín a través de entrevistas de audio. Gracias a su apoyo, publicamos durante un año, una entrevista a la semana con gente que le conocía y había compartido tiempo con él. En ese momento pensé en plasmarlo todo ese material en un libro, pero andaba un poco perdido y ahí apareció Gonzalo Vázquez, un ejemplo de periodista en España, que me puso en contacto con la editorial.

¿Cómo ha sido el contacto con la familia?

Con Antonio Martín, desde que le entrevisté para el homenaje, decidió participar y ha sido un pilar básico de todo esto, se implicó de una manera increíble y se interesó desde el principio, pareciéndole muy interesante la idea del libro. Además, se ofreció a supervisarlo y eso es una bendición, que quiera leerse el libro antes de que salga para mí es lo máximo, involucrándose de esa manera y aconsejándome. También he hablado con Pedro, otro de los hermanos, y le pareció muy bien la idea.

¿Qué personas y hechos le han parecido más interesantes y sorprendentes durante la preparación del libro?

He recabado más de 470 testimonios, por lo que es difícil quedarme con unos pocos. Pero es verdad que al final de la elaboración del libro cuando ya pienso que está acabado, llego a los amigos íntimos de Fernando Martín, a su pandilla, a los que no se conocían públicamente. Descubro otra dimensión de él gracias a sus testimonios y sus vivencias, de esas personas que han estado siempre con él y que se emocionan recordando a otro Fernando Martín distinto al de las canchas. Fue muy bonito y emotivo.

¿Qué datos o documentos inéditos y novedosos aporta el libro a la figura de Fernando Martín?

En el libro sacamos cartas y postales inéditas escritas de su puño y letra cuando estaba en Estados Unidos. Hay una desde de Los Ángeles, a 9 días del debut en los JJOO, en la que contaba que estaba fastidiado de la espalda y pensaba que no iba a llegar a jugar los primeros partidos, explicando en la carta perfectamente el calvario que estaba viviendo. Además, todas las fotos son inéditas y han sido enviadas por los propios autores, amigos o gente de la calle que se fotografió con él. Quisimos ofrecer en el libro una vertiente un poco diferente a lo que se puede encontrar en las revistas, ya que no es una biografía al uso, porque su carrera deportiva estaba muy trillada. Una parte muy desconocida que trato de dar a conocer fueron sus inicios en Estudiantes, en juvenil y júnior. Así como su participación en el campus de verano de la Universidad de Princeton o cómo fue su vida fuera del baloncesto en Estados Unidos, con muchísimas anécdotas e historias de gente muy cercana a él y que le visitó estando allí.

¿Cómo definiría la figura de Fernando Martín?

Deportivamente, el adjetivo que va con Fernando es ganador, con casi todo el mundo con el que hablé, destacan su carácter ganador, ya fuera jugando al mus o en un amistoso, quería ganar siempre. Además, era inconformista, no se conformaba con nada y siempre quería llegar más allá. Eso fue lo que le llevó a dar el salto a la NBA cuando parecía algo imposible. Por otro lado, humanamente ha calado muy hondo en cualquiera que le ha conocido, las personas con las que ha tenido relación siguen recordando muchísimos detalles junto a él, y, eso es que ha calado y no ha dejado indiferente a nadie. Era una persona increíble, generosa, con un corazón tremendo, muy valiente, que no se achantaba ante nada y ante nadie, que decía las cosas como las tenía que decir y que no se andaba con tapujos. Muy directo en su forma de jugar y de actuar en la vida, le gustaba vivir intensamente, no estar parado, conocer sitios, ir a la montaña y las tertulias con sus amigos. Tenía muchas inquietudes fuera del baloncesto.

Fue un pionero abriendo a los españoles las puertas de la NBA aunque no consiguiese triunfar

Sí, pero lo más importante sucedió el año antes de que fuese a la NBA, en el campus de Princeton. Todo lo que sucede en aquel campus en el verano del 85 es muy curioso y así intento abordarlo en el libro. He hablado mucho con Pedro Arnuero, periodista de Diario 16 que estuvo esos días allí, sobre lo que sucedió y coincide en que tenía que haber jugado ya aquel año en la NBA, porque lo que demostró le daba de sobra para haber jugado, pero desgraciadamente su agente no estuvo a la altura y no pudo fichar por los Nets. No sabremos cómo le hubiese ido, pero sí sabemos que la franquicia estaba encantada con Fernando Martín. Todo apuntaba muy bien, pero no pudo ser. Decidió cambiar de agente y firmó con Miguel Ángel Paniagua, afrontando el fichaje por Portland al año siguiente. Como deportivamente su estancia allí da para poco, porque, desgraciadamente, no pudo demostrar su valía por las lesiones, la mala suerte y el entrenador Mike Schuler, que apostaba por los veteranos, tuvo poco que demostrar, aunque sí lo demostraba en los entrenamientos, ya que compañeros como Clyde Drexler o Kiki Vandeweghe, hablaban muy bien de él. El año en Portland lo he enfocado más a su vida fuera del baloncesto, a saber cómo vivió aquellos meses en los que recibió muchas visitas. Me picó la curiosidad de conocer cómo estaba anímicamente y los que estuvieron allí coinciden en que, aunque se daba cuenta de que no tenía minutos, no se quería rendir, quería seguir a toda costa en la NBA y fue muy al final cuando tomó la decisión de volverse.

¿Qué acogida está teniendo el libro?

De momento está siendo buena. Lo más importante y gratificante es cuando alguien te escribe y te dice que le ha encantado y hasta ahora han sido muchos los comentarios que me han hecho, diciéndome que les ha gustado mucho. Que te digan que han descubierto a un Fernando Martín casi inédito era uno de los objetivos principales y creo que lo hemos conseguido.

 

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

 

Compra el libro Fernando Martín Instinto Ganador de Javier Balmaseda en Basketspirit

(Visited 1 times, 2 visits today)