Por fin. Francia consiguió el ansiado oro. La responsabilidad de Parker, Batum y Diaw con su selección dio los frutos esperados y se llevaron el título. Lo llevaban años buscando y lo encontraron en Eslovenia. Collet ha conseguido formar un grupo sólido, en el que todos tienen asumido a la perfección su rol y en el que las ausencias apenas se han notado.

Su camino no ha resultado sencillo. Llegaron con la vitola de favoritos, a pesar de caer en los dos amistosos de preparación ante España, y en el primer encuentro saltó la sorpresa al caer ante Alemania. No se descompusieron y pasaron como primeros de grupo con cero derrotas. Lituania y Serbia les vencieron en segunda ronda y afrontaban un camino complicado en busca del Santo Grial.

La anfitriona Eslovenia era su rival en cuartos, ahí apareció Parker, que había venido para quedarse. Primer escollo solventado, sólo quedaban dos pasos para hacerse con el oro. Su bestia negra (España) se cruzaba en semifinales, no hace falta volver a contar lo sucedido. Con ese triunfo, los galos sabían que esta era su gran oportunidad y que no podían fallar. Por eso, en la final ante Lituania, en ausencia de Parker, Diaw y Batum dieron lo que se esperaba de ellos y rompieron el duelo en el segundo cuarto.

Por su parte, los de Orenga consiguieron el bronce tras vencer con rotundidad a Croacia. Habrá quien, escudándose en las bajas, considere esta medalla un buen resultado, pero viendo el nivel del Eurobasket y el mostrado por España, quizá había que haberles exigido un poco más. Una selección bipolar capaz de mostrar en el mismo partido su mejor y peor versión.

Es hora de analizar los errores y ver los pasos a seguir para no volver a cometerlos en el próximo Europeo de Ucrania, porque en el Mundial de España está claro que la selección será bien distinta a esta y quizá sea, esperemos que no, la última vez que veamos juntos a Navarro, Pau Gasol y Felipe Reyes, entre otros.

Quedaba por saber quiénes conseguirían su clasificación para el próximo Mundial. Además de los cuatro primeros (Francia, Lituania, España y Croacia), Eslovenia, la sorprendente Ucrania de Fratello y Serbia consiguieron sellar su pase. Italia, que se fue desinflando con el paso de la competición, tendrá que esperar a las “wild cards”.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista y entrenador superior baloncesto
Analista Eurobasket para JGBasket

Foto: FIBA Europe

(Visited 1 times, 1 visits today)