Si hay un entrenador que destaca por encima del resto por su apoyo desde el primer año al JGBasket, ese es Jota Cuspinera, para quien no le conozca, él mismo se define como “un entrenador de baloncesto independientemente de la categoría, aunque circunstancialmente en los últimos años en ”. El técnico vizcaíno ha colaborado activamente con JGBasket, realizando un tutorial de tiro, que se ha convertido en todo un clásico y, en la actualidad, sigue siendo un referente en la enseñanza de la mecánica de lanzamiento. Además, fue el artífice de la realización de un coleccionable sobre las diferentes posiciones de juego, dando las de cuál es el perfil de jugador para cada una de ellas y qué factores hay que tener en cuenta.

– Uno de tus últimos proyectos es Basketball Insights, ¿en qué consiste y cómo se va a aplicar en el Campus?

– Es un programa formativo mío que nace del deseo de compartir y trasladar mis experiencias, relativas al juego y a los jugadores, a otros entrenadores. Uno de los primeros fue el de spacing y timing y Gabriel me comentó que eso tenía mucha relación con el jugador y me sugirió poder trasladarla la idea al Campus. La idea es grabar los entrenamientos de los chicos y chicas del Campus y hacer un pequeño análisis posterior en vídeo del spacing y del timing y ver cómo evolucionan en esos aspectos del juego, después de que se trabajan en los entrenamientos.

– ¿De dónde nace esa inquietud por abordar inicialmente el spacing y el timing?

– La inquietud nace de lo que considero un falso debate de qué es primero si la o la táctica. Considero que ambas tienen que ir de la mano, de nada sirve crecer técnicamente en un deporte de equipo si no saben para que la están aplicando, y de nada sirve aplicar la táctica si los jugadores no saben pasar o botar. Por eso, igual que cuando enseñamos individual, hay una serie de sobre los que se asientan todos y los vamos complicando cada vez más, empezando por el bote normal y luego vamos aumentando la complejidad. En el tema de la táctica, el elemento básico sobre lo que se asienta todo es la distribución de espacios. He sido capaz de hacer una serie de reglas muy sencillas que abarcan todas las situaciones que se dan en el baloncesto y que son muy fáciles de entender. Además, son universales y se pueden aplicar tanto en mini como en profesionales. El curso lo han hecho desde entrenadores de iniciación hasta de alto nivel y todos han quedado encantados de lo que han visto y oído, porque algunos me decían que aunque conocían muchas de las cosas que se trataron, yo les había dado orden y les era más fácil trasladárselo a los jugadores.

– ¿Es una de las mayores carencias tácticas de los equipos de categorías inferiores?

– Viendo de equipos de formación, me he dado cuenta de que por el espacio era mínimo, hasta el punto de que algunos entrenadores cuando veían a su equipo fracasar en determinadas cosas, pensaban que era una deficiencia de técnica individual, pero lo que ocurría es que no era la técnica individual, aunque siempre es mejorable, lo que le perjudicaba, sino la distribución de sus compañeros en el espacio, que le están fastidiando las zonas por las que puede atacar. Evidentemente cuanto antes cojan los jugadores el hábito correcto de la distribución de espacios, mucho mejor.

– ¿Cómo ves el momento actual en el baloncesto de formación?

Creo, en contra del sentir general, que cada vez estamos mejor, aunque haya mucho que mejorar, pero estoy convencido de que que hay ahora saben mucho más de lo que yo sabía a su edad. A esas edades, el foco debe ser el jugador, somos meros acompañantes durante el camino. El trabajo que se está haciendo es bueno, siempre que se ponga el foco en el desarrollo del jugador, lo que implica también la relación con sus compañeros, porque no hay que olvidar que es un juego de 5c5 y, desde que empiezan a jugar un 2c2, implica elementos tácticos que tienen que conocer. Hay determinados gestos que se hacen de forma natural en los movimientos cuando no se enseñan que van en contra del spacing. Por eso, el entrenador que no lo conoce y no lo corrige, permite que esos jugadores generen una serie de hábitos que luego van en contra de la correcta expresión de la distribución de espacios. Siempre hay márgenes de , aunque creo la ilusión de un entrenador por mejorar siempre va a llevar a sus jugadores a mayores logros, sean los que sean, aquí no hablo de llegar a la élite, el jugador se desarrolle y pueda alcanzar el máximo potencial al que quiera y pueda llegar.

Te recomendamos visitar:

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete comunicación JGBasket