Se acabó la primera fase y la criba para la siguiente ha dejado algunas sorpresas en el camino. Sin embargo, no hay que menospreciar a los clasificados, ya que se lo han ganado a pulso en la pista, aunque no partieran como favoritos.

En el grupo A, finalmente Francia se sobrepuso a la derrota inaugural y pasa con cero derrotas a la segunda fase. Acompañarán a los galos, Ucrania, una grata sorpresa, que se ha ido consolidando con el paso de la competición, y Bélgica que consiguió, finalmente, clasificarse en el triple empate al haber vencido en sus duelos directos a Gran Bretaña y Alemania y pese a caer ante los franceses a los que al descanso dominaban por 12 puntos.

Qué decir del grupo B, el más igualado sin duda. La segregación de la URSS y de Yugoslavia ha provocado la aparición de numerosos selecciones con un gran nivel baloncestístico. Lo que ha hecho que estén peleando por consolidarse en el continente y cada vez es más frecuente verlas llegar a las fases finales. En este caso, Serbia, Letonia y Lituania consiguieron su objetivo al sumar tres victorias. Las mismas que consiguió Bosnia, pero que no fueron suficientes para lograr el pase.

Otra exhibición de España ante Georgia le dio el pase a la siguiente fase, junto con Croacia y Eslovenia, las tres selecciones pasarán con una victoria y una derrota y tendrán como rivales en el grupo a Italia, Finlandia y Grecia. Los griegos pasarán con dos derrotas después de caer ante los finlandeses que están demostrando su potencial y que consiguen una clasificación histórica.

Ahora empieza lo bueno y las victorias valen su peso en oro. Comienza la carrera definitiva por lograr el mejor puesto para asegurarse el cruce de cuartos más asequible.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista y entrenador superior baloncesto
Analista Eurobasket para JGBasket

Foto: FIBA Europe

 

(Visited 1 times, 1 visits today)