..

Han sido cerca de nueve meses los que ha tenido que esperar el joven base español para poder volver a enfundarse la equipación de los Minnesota Timberwolves tras sufrir una de las lesiones más complicadas para un jugador de baloncesto. La cuenta atrás ha sido, por momentos, interminable, pero el final del túnel se acercaba. Rumores sobre una posible fecha a su regreso, desmentidos por parte de su entrenador, precaución por el cuerpo médico de su franquicia, y la ilusión de los aficionados por volver a verle sobre el parquet dirigiendo a su equipo. En la madrugada del sábado al domingo, y ante Dallas Mavericks tuvo lugar la esperada reaparición de Ricky Rubio.

Como no podía ser de otra forma, ya desde antes del comienzo del partido, Ricky sintió el cariño de su afición, que se transformó en una sonora ovación a falta de 1.47 para la finalización del primer cuarto, momento en el que su entrenador, Rick Adelman, decidió que ya era hora de ponerle en pista. El momento no era el más indicado para las celebraciones, dado que su equipo perdía por 10 puntos. La locura de los 18000 aficionados presentes en el Target Center dio alas al equipo, que inmediatamente reaccionó, y es que Ricky volvió a demostrar el porqué es uno de los mejores bases de la NBA. Puede que tras su lesión no vuelva a tener la velocidad de antes, pero hay algo innato en él que jamás perderá, su talento, y capacidad para el pase. 8 puntos, y 9 rebotes, incluyendo 2 recuperaciones, en tan sólo 18 minutos sobre la pista. Números que ilusionan, y más teniendo en cuenta que el propio Ricky Rubio considera que se encuentra al 30% de su capacidad.

Hay cosas que costará más cambiar, como los erráticos porcentajes de tiro que sigue mostrando, pero a poco que incremente un 3-5% cada año sus porcentajes respecto al año pasado, nos encontraremos con un jugador que marcará un época en la NBA. En la actualidad no hay muchos jugadores que posean su creatividad, y su inteligencia en pista. Gracias a la magnífica gestión en los despachos este verano, se ha podido conformar un equipo que ilusiona, y genera expectación por la extensa colección de jugadores talentosos que hay en él. Los resultados están acompañando, y alcanzar los playoff se puede empezar a considerar como una obligación. El retorno de Ricky no hace más que alimentar la confianza de este equipo, su juego vistoso, y alegre cautiva a los aficionados, la magia ha vuelto al Target Center.

 

Por Alex Senra del Cerro
Analista NBA para JGBasket

[Visitas 19, visitas totales web 351850]