Se ha rebajado el sueldo para fichar por el Barça este verano y cumplir uno de sus sueños, ganar la Euroliga. Maciej Lampe, a sus 28 años, es el referente de la selección polaca y aspira a conseguir meter a su equipo entre los ocho mejores del continente.

El ala-pívot polaco destaca por su polivalencia y rapidez, a pesar de sus 210 centímetros, para correr la pista. Gran reboteador, tiene un muy buen tiro tanto de media como larga distancia. Además, en los últimos años ha mejorado su físico y sus 120 kilos le permiten jugar en la pintura y codearse de tú a tú con los mejores pívots del continente.

El jugador azulgrana quiere asentarse por fin después de una carrera deportiva llena de altibajos. Nacido en 1985 en Polonia, se traslado con 5 años a Suecia donde se crió y comenzó a jugar al baloncesto antes de recalar, con 15 años, en el júnior del Real Madrid. Al año siguiente formó parte de la plantilla del filial blanco en liga EBA, compaginando sus entrenamientos con los de la primera plantilla. Tras una gran temporada en la Universidad Complutense, en liga LEB, decidió dar el salto a la NBA.

Con sólo 18 años fue elegido en el número 30 del draft por los Knicks. Sin llegar a debutar con el equipo neoyorquino fue traspasado a los que Phoenix Suns, donde no llegó a contar con posibilidades, abandonando el equipo de Arizona y recalando en los New Orleans Hornets, donde pasó dos temporadas antes de recalar en Houston y decidir volver a Europa.

Su paso por la liga norteamericana le pilló demasiado joven, siendo todavía un proyecto de jugador, pero le sirvió para madurar y mejorar física y técnicamente. Una mejoría que quedo patente desde su llegada a Rusia. Dinamo de San Petersburgo, Khimki y Unics Kazan fueron sus equipos en tierras rusas, incluso tuvo un pequeño affaire con el Maccabi, pero el idilio duró sólo unos meses.

Su llegada a España no pudo ser peor, ya que, tras fichar por el Caja Laboral, entrenando en verano en Estados Unidos se lesionó su cadera, lo que le tuvo apartado cinco meses de las canchas. Demostrando que no le han quedado secuelas, ha mostrado una gran irregularidad con los vitorianos, alternando partidos muy buenos con otros algo más discretos. Su gran carácter y una actitud apática en ciertos momentos de la temporada han propiciado que su equipo lo pusiese en el mercado. En su último año promedió 13 puntos y 5 rebotes en la Liga Endesa y 14 puntos y 6 rebotes en la Euroliga.

Ahora quiere realizar un gran Europeo para demostrar a Xavi Pascual que no se ha equivocado con su fichaje y entrar por la puerta grande en el equipo azulgrana, aportando su experiencia en la NBA y en las ligas Europeas.

Por Víctor Escandón Prada
Periodista
Analista Eurobasket para JGBasket

Foto: FIBA Europe

(Visited 1 times, 1 visits today)