Saltó la primera gran sorpresa del campeonato. Croacia, que había demostrado una ligera mejoría en la segunda jornada, cayó contra pronóstico ante Senegal. Los africanos, que se postulan como equipo revelación, eran la viva imagen de la alegría, conscientes de lo que habían conseguido para su país. Dieng, compañero de Ricky en Minnesota, lo hizo todo bien, no sólo anotó (27 puntos), reboteó, taponó y, lo más difícil, volvió loco a Tomic, para muchos, el mejor “5” que juega en Europa.

La línea que separa el fracaso del éxito es muy fina. Filipinas, por segunda vez en este campeonato, estuvo a punto de rebasarla, pero se volvió a quedar a las puertas de conseguir un triunfo de prestigio, esta vez ante Argentina (81-85), y con un pie y medio fuera del Mundial, aunque en el grupo B nunca se sabe, ya que sólo Grecia se mantiene invicta. ¡Bendita locura!

España tuvo su primer gran escollo y superó el examen con nota. Tras dos equipos de un nivel inferior apareció Brasil y su temible juego interior. El ritmo e intensidad con la que salieron los de Orenga a la cancha desarboló de inicio a los brasileños y rompió todos sus esquemas. La mala temporada de los Lakers ha sido una gran noticia para el baloncesto español. Pau (26 puntos y 9 rebotes) está fresco y verle jugar es una delicia. Una gran exhibición colectiva y eso que falta que lleguen para quedarse jugadores como Ibaka o Calderón. Empieza lo bueno.

Durante la jornada de descanso en los grupos C y D, Mediaset quiso atajar las numerosas críticas recibidas, anunciando que retransmitirá seis partidos más de la fase de grupos por internet. Un mal menor que no hace más que maquillar el ostracismo televisivo sufrido hasta el momento.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Analista Mundial 2014 para JGBasket

Foto: FIBA

 

(Visited 1 times, 1 visits today)