Warriors-Raptors. O lo que es lo mismo el ganador de la Conferencia Oeste contra el del Este. Golden State disputará su quinta final consecutiva, mientras que la franquicia canadiense ha roto su gafe y alcanza la última ronda por primera vez en su historia, la marcha de LeBron al oeste parece haber marcado un punto de inflexión para los de Toronto.

Sobre el papel, los de Curry y compañía parten como claros favoritos, más si se tiene en cuenta que han ido despejando las dudas en su juego de las primeras eliminatorias, dando una muestra de superioridad aplastante ante Portland (4-0). Eso sí, su mejor versión ha coincidido con la lesión de Kevin Durant, ¿casualidad? Pues está claro que no. Los de Steve Kerr habían desarrollado, en sus primeros años, un juego alegre que con la llegada de KD perdió su esencia, ya que el último MVP de las Finales, acapara mucho más el balón y hace que el ataque pierda ese dinamismo, pero eso no quita que Durant sea un jugador determinante capaz de desequilibrar una final, aunque su presencie esté todavía en el aire.

La experiencia de los Warriors choca con la ilusión de unos Raptors que han superado al mejor equipo de la NBA en la temporada regular en la final de Conferencia. Los de Toronto supieron sobreponerse al 2-0 inicial a favor de Milwaukee y dieron la vuelta a la eliminatoria con un Kawhi Leonard espectacular, que ha dejado atrás las dudas sobre su lesión en San Antonio, volviendo a ser el jugador decisivo de sus primeros años. El único, junto a Danny Green, que ya sabe lo que es ganar un anillo, siendo también el MVP de las Finales.

Además de la ilusión y, por supuesto, las virtudes que les han hecho llegar hasta aquí, basadas en una sólida defensa, Toronto cuenta con el factor campo a favor, y con jugadores veteranos que están ante su gran oportunidad como Marc Gasol –que intentará emular a su hermano Pau–, Ibaka o Lowry. Dos españoles que lucharán por el anillo ante la atenta mirada de Scariolo desde el banquillo.

La victoria en el sexto partido de los Raptors les da un par de días más de descanso, que pueden ser determinantes en el desarrollo de una final que arranca el próximo jueves. Los dos equipos tratarán de mostrar su mejor versión para alzarse con el título de campeones de la NBA. Ya falta poco para saber cuál de los dos equipos hará historia, si Toronto con su primer anillo o los Warriors con el cuarto en cinco años.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: NBA Photo

[Visitas 6, visitas totales web 431991]