Ya se han definido los cruces de cuartos de la Euroliga, con dos representantes españoles entre los ocho mejores de Europa, en la que tanto Real como Baskonia perdieron las opciones que tenían de su clasificación tras una última jornada extraña y muy criticada por la falta de unificación de , lo que provocó que el Madrid comenzase su partido sin tener ninguna opción de ser cuarto.

Los madridistas, que aspiraban a tener factor campo en el cruce, vencieron cómodamente en su partido frente al Bamberg, pero se vieron perjudicados por los resultados de los dos equipos griegos. Panathinaikos superó el día anterior en la prórroga al Armani Milán con una canasta sobre la bocina de Mike James.

Ese triunfo hacía que Olympiacos fuese tercero sí o sí, sin presión y con muchas bajas se midió al Zalgiris, que sabía que, independientemente del resultado, volvería a Atenas para medirse, nuevamente, en el cruce al conjunto griego. En un partido sin tensión, los de Jasikevicius se impusieron en la prórroga, condenando al Madrid a ser quinto. Lo único que quedaba por saber era su rival en cuartos, ya que los de Laso podían elegir, si ganaban se medirían a Panathinaikos y si perdían, lo harían ante Olympiacos. Lejos de especulaciones, los blancos salieron a ganar y se llevaron una victoria amarga. Ahora a pensar en Panathinaikos y como parar su juego exterior encabezado por Calathes y James y su potente físico interior.

Por otro lado, el objetivo del Baskonia era evitar a los, en teoría, dos cocos de la competición –CSKA y Fenerbahçe–. Para ello, necesitaban ganar y que Zalguiris no venciese para concluir sextos, pero la primera premisa ya no se cumplió, ya que cayeron, sorprendentemente en casa, ante el colista, el Anadolu Efes. Una derrota que les dejó en el séptimo lugar gracias a la derrota del Khimki en . Los vitorianos se medirán, finalmente, al Fenerbahçe, actual y con Obradovic a los mandos de un plagado de .

Los otros dos emparejamientos de cuartos serán el CSKA–Khimki y, el ya mencionado, Olympiacos–Zalguiris. En teoría, el duelo ruso es el más desnivelado de todos, pero no hay que descartar a los de Bartzokas si cuentan con un inspirado Shved. También parecen favoritos los griegos, aunque el equipo lituano sigue su progresión ascendente, temporada tras temporada, y quieren seguir creciendo y no ponerse límites.

El resto de equipos españoles fueron de menos a más en la competición, aunque perdieron las opciones de clasificarse hacía ya bastantes jornadas. Eso sí, , Valencia y Barcelona cerraron su participación con triunfos de mérito. Los malagueños se impusieron en la pista del Fenerbahçe, mientras que valencianos y culés se impusieron en casa a dos rivales que han finalizado por delante de ellos en la clasificación, Maccabi y Khimki, respectivamente.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y superior de
Gabinete técnico JGBasket

Foto: Euroleague.net